Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Barcelona - Atlético | Primera

El Barcelona sigue dormido

Los goles de Ronaldinho y Agüero (1-1), lo mejor de la noche

Las visitas del Atlético al Camp Nou crean cierto respeto en el entorno del Barcelona y mucho más esta vez, con el equipo recuperándose todavía anímicamente de la derrota en el Mundial de Clubes. Esta vez salvó un empate en un partido que controló con autoridad en la primera parte, pero que terminó agotado físicamente. Se le terminó acabando el aire y con ello las ideas.

El Barcelona tuvo un inicio arrollador de juego y posesión del balón que llegó a abrumar al Atlético, que apenas vio la pelota y tuvo muchísimos problemas para superar el centro del campo. Un espectacular Deco, Xavi e Iniesta movieron con destreza al Barça, que pareció haber olvidado la decepción de perder el Mundialito de Clubes. Ronaldinho pareció algo perdido en la banda izquierda, pero es lo que tienen los genios, que viven en su mundo, ausentes y sin preocuparse por las nimiedades que nos atormentan a los simples mortales. Pero cuando a los demás se les empiezan a nublar las ideas, surgen ellos para marcar distancias.

Así sucedió en el primer tiempo, dominado con autoridad por un Barcelona que no terminaba de encontrar el camino del gol. Y quien lo fue a encontrar, claro, fue Ronaldinho. Medina Cantalejo, que completó un arbitraje más que discutible, señaló una falta, el brasileño cogió el balón, lanzó con maestría y sorprendió a Leo Franco por el palo que defendía el portero. Golazo que hacía justicia al juego de los dos equipos. Antes, Iniesta reclamó un más que posible penalti por un empujón de Zé Castro.

Con la ventaja en el marcador el Barcelona se creyó con el trabajo hecho, como le pasó por ejemplo contra el Werder Bremen, pero se volvió a equivocar. Aguantó sin problemas los cinco minutos que llevaban al descanso, pero al salir de los vestuarios la historia se escribió de otra forma.

Javier Aguirre retiró a un desdibujado Jurado y dio entrada a Mista, que revolucionó el ataque del Atlético, que empezó a tener el balón. O lo que es lo mismo, el Barcelona comenzó a perderlo con facilidad y a sufrir. Tanto que al cuarto de hora Luccin conectó con Agüero y el argentino batió a Valdés, que en la primera parte había sacado una mano buenísima a un potente disparo de Antonio López.

Por fútbol el Atlético no puede discutir muchas cosas al Barcelona, bueno ni el Atlético ni nadie, así que su ventaja la encontró en el físico. El paso de los minutos permitió crecer a los rojiblancos al ritmo que los azulgrana comenzaban a acusar el esfuerzo de la última semana, con viaje a Japón incluido. Deco y Ronaldinho ya no pensaban con tanta facilidad y su equipo lo acusó. Cada intento de llegar a la portería de Leo Franco se presentaba como un esfuerzo imposible de completar. La salida de Giuly y Ezquerro aportó algo de aire, pero no la puntería para recuperar el dominio en el marcador.

Tampoco lo consiguió el Atlético, que apenas inquietó a Valdés después del gol y añoró a Fernando Torres, que completó quizá uno de sus peores encuentros en el Camp Nou.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.