Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO | Japón 2006

EE UU y Grecia, en semifinales del Mundial de baloncesto

Las selecciones se enfrentarán entre ellas, tras haber vencido a Francia y Alemania, respectivamente

El cuadro de semifinales del Mundial de baloncesto se ha completado con la clasificación de EE UU y Grecia. Las selecciones han vencido a Alemania (85-65) y Francia (73-56), respectivamente, y se enfrentarán por una plaza en la final. La otra semifinal enfrentará a la selección de España y Argentina.

Grecia se clasificó en un partido feo, con bajos porcentajes en el tiro y errores, a no más de ochenta puntos, de los que les gusta a los griegos y en los que se manejan como nadie posiblemente en el baloncesto internacional. El primer cuarto ya lo dejaba claro. Tres minutos pasaron hasta que uno de los dos puso los primeros puntos en el marcador y el 12-8 al final de los diez minutos era una clara muestra de en qué parámetros se movía el encuentro. De todas maneras, a pesar de las estrecheces en que se marchaba en el partido, daba la sensación de que los de Panagiotis Giannakis iban sobrados y de que lo tenían todo controlado con poca cosa.

Y es que en la primera parte vivieron del dominio interior de Papadopoulos y Schortsanitis y de los impulsos de Diamantidis, que con un triple en la última jugada elevó la renta de Grecia a diez puntos en el descanso (34-24). En los inicios de la segunda parte los helenos amagaron con romper de una vez el encuentro (48-33). Aún así, un par de triples de Boris Diaw y Gelabale, los pocos argumentos de un equipo que no ha sido capaz de sobreponerse a lo largo del torneo del mazazo que supuso la baja de Tony Parker, les mantenía vivos, aunque, tal y como iba el partido, los diez puntos con que arrancaba el último cuarto Grecia era un mundo (53-43).

A base de triples, con uno de Fotsis y otro de Spanoulis, echó el cierre al encuentro los vigentes campeones de Europa con prácticamente todo el período final por jugar (58-43). A los franceses ya no les quedó fuerzas para levantarse ante un rival que engordó su ventaja final (73-56) y ahora aguarda al partido Estados Unidos-Alemania para conocer su rival en semifinales.

Estados Unidos sufre pero convence ante Alemania

El conjunto estadounidense, entrenado por la leyenda del baloncesto universitario Mike Krzyzewski, se metió en la lucha de las medallas con más sudor que calidad, pero demostrando que sigue siendo uno de los favoritos. La estrella de los Denver Nuggets, Carmelo Anthony, con 19 puntos, fue su mejor arma y uno de los artífices del despegue en el marcador que permitió a EEUU afrontar el cuarto decisivo con una cómoda ventaja. La colección de jugadores de la NBA sigue pisando fuerte con la misión de restaurar el honor perdido en el anterior Mundial, en Indianápolis, donde finalizaron sextos.

Alemania logró plantar cara a su poderoso rival, pero no pudo ir más lejos al no poder contar con el mejor Nowitzki, que finalizó con unos números muy pobres, 0 de 2 en triples y 3 de 10 en tiros de dos. La selección germana sabía que para sobrevivir al mayor poderío físico estadounidense debía emplearse a fondo en defensa y mover el juego en ataque con circulaciones rápidas. Con este planteamiento de juego los hombres de Dirk Bauermann lograron trabar la maquinaria ofensiva del combinado NBA y mantenerse a flote en el marcador los dos primeros cuartos, el segundo incluso lo ganaron por un punto. Que la selección de EEUU llegue al descanso únicamente con 40 puntos ya se puede considerar un éxito. Uno de los artífices fue Patrick Femerling, gracias a sus intimidatorios 2,15 metros de altura.

Las defensas alternativas desplegadas por el conjunto alemán dieron resultado y los estadounidenses no pudieron lanzar con comodidad. Al descanso se marcharon con 5 de 20 en triples y 9 de 24 en tiros de dos, unos porcentajes bajísimos. Lebron James fue el jugador más acertado en los primeros minutos del primer cuarto, al meter 7 puntos de manera prácticamente consecutiva. Hamman y Okulaya se ocuparon de mantener a flote al barco alemán, que además logró contar con varias ventajas durante el primer cuarto. A falta de dos minutos para el final del primer capítulo del partido, Schultze puso a Alemania por delante con un triple y tras transformar una asistencia de Nowitzki (16-21). Pero Estados Unidos logró finalizar el corte por delante tras una controvertida decisión arbitral que otorgó a Johnson una canasta con tiro adicional incluido, un mundo después de que le hubieran hecho la falta.

En el segundo cuarto Estados Unidos siguió sin resolver sus problemas de ataque. La zona alemana se le atragantó, con sus tiradores en horas bajas. Nowitzki le tomó la medida a Shane Battier y a los 15 minutos volvió a igualar el marcador, sin embargo poco después la estrella de los Dallas Mavericks se cargó de faltas, al cometer la tercera. Un triple de Carmelo Anthony permitió a Estados Unidos finalizar el segundo cuarto por delante. Los pupilos de ''coach K'' salieron en el tercer cuarto a morder, con una defensa asfixiante. Los robos de balones que logró EEUU los aprovechó Carmelo Anthony con 7 puntos consecutivos, un triple incluido.

Chris Bosh rompió el partido con un ''alley-hoop'' con falta personal incluida a pase de Sean Paul (60-45). Entonces Nowitzki comenzó a anotar con más regularidad y a tomar más responsabilidad en ataque, pero Estados Unidos ya había tomado las riendas del partido y no la soltó hasta el final. Sean Paul con un triple sobre la bocina logró que EEUU se fueron al cuarto decisivo con un colchón de puntos que le aseguró la tranquilidad en el cuarto decisivo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.