Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO | Mundobasket 2006

La selección argentina aguarda con respeto a España

El líder de la selección argentina y escolta de los Spurs de San Antonio, Emanuel Ginóbili, reconoce que será complicado acceder, de nuevo, a la final del Mundial

El líder de la selección argentina y escolta de los Spurs de San Antonio, Emanuel Ginóbili, reconoce que será complicado acceder, de nuevo, a la final del Mundial, ya que enfrente tendrán el viernes a España.

"España es sin duda el rival más duro y difícil del campeonato, para mí con mejor juego que los Estados Unidos. Un equipo al que no le ganamos desde hace tiempo y que aunque las derrotas que sufrimos en la gira previa son relativas porque estábamos con un montón de problemas igual ellos han mantenido un gran nivel de juego y desde que arrancó el torneo son candidatos al título", apuntó el escolta.

Sin embargo, 'Manu' Ginóbili confía en que a los de 'Pepu' Hernández les pase factura su escasa experiencia en las grandes citas. "Están muy bien, pero cargan con el fantasma de que amagan y amagan en cada torneo y nunca llegan al podio siquiera, así que para ellos puede haber una carga psicológica importante y una ventaja para nosotros. España es el mejor equipo del torneo, pero nosotros tenemos más experiencia en estas instancias", reconoció en su columna en el diario 'La Nación', que recoge Europa Press.

Además, el escolta de los Spurs destaca que Argentina "tiene más experiencia y oficio que la de Atenas, con jugadores que han crecido en dos años", cuando se proclamaron campeones olímpicos. "Sabemos que somos potencia y tenemos equipo para luchar por más podios. No nos queremos quedar en las puertas. Tenemos muchísimas ganas de jugar otra final", recalcó.

"Me hizo recordar al equipo de Indianápolis"

Por otro lado, Ginóbili cree que fue "raro" la forma de cómo se metieron tanto Argentina como España en las semifinales, donde ganaron por un abultado resultado. "Sinceramente nunca me hubiese imaginado que íbamos a estar en las semifinales ganando por tanta ventaja. Fue una sorpresa para todos, esto no ocurrió en Indianápolis ni en los Juegos Olímpicos. Con España pasó lo mismo, porque borró de la cancha a Lituania", explicó.

Sin embargo, el jugador de los Spurs no olvida la concentración con la que saltaron a la cancha de Saitama, que le recordó lo vivido en Indianápolis hace cuatro años. "Las caras antes del partido dejaban la sensación de que se estaban preparando para un gran batalla. En el vestuario hubo mucho fervor y mucha adrenalina. Se notó una tremenda actitud y después todo eso quedó reflejado en la cancha con un despliegue casi salvaje, que me hizo recordar al equipo de Indianápolis", concluyó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.