Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

Bettini gana al 'sprint' la decimoquinta etapa del Giro

Ivan Basso se mantiene a la cabeza del carrera

El campeón olímpico Paolo Bettini, del equipo Quick Step, por fin logró la victoria que acariciaba en el Giro''06 y gracias a su fuerza y astucia se impuso en un apretado esprint a otro de los segundones en las llegadas masivas como es el alemán Olaf Pollack (T.Mobile). De esta forma, los favoritos para el podio final llegaron de la mano, ya que a partir de pocas horas el protagonismo les corresponde a ellos con la presencia de las etapas de alta montaña por los Alpes.

El sprint ha sido diferente al no estar ni Petacchi ni McEwen, por lo que los aspirantes a la victoria eran muchos debido a la igualdad entre ellos. Al final se impuso la experiencia de Bettini que invirtió en los 189 kilómetros entre Mergozzo y Brescia en 4 horas, 15 minutos, 42 segundos lo que significa una velocidad media de 44,5 kilómetros por hora. Tras él llegó Pollack dando tiempo al grupo principal en el que estaban los primeros de la general que no sufre cambios y sigue comandada por el italiano Iván Basso seguido del español José Enrique Gutiérrez a 3:27 y el también italiano Savoldelli a 5:30 minutos.

La jornada respondió al guión establecido. Un excelente terreno para las aventuras y también para los esprinters. En ambos casos acapararon el protagonismo en un trazado llano como la palma de la mano y previó al primer envite serio de etapas alpinas que comenzarán dentro de pocas horas con la llegada al coloso Monte Bondone, segunda llegada en alto de las cuatro previstas.

Escapada fallida

Los aventureros del día fueron varios de los corredores que ya han hecho muchos kilómetros en escapadas que no han llegado a ninguna parte en mayoría de las ocasiones. Una vez más el francés Edaleine (Credit Agricole) y el italiano Missaglia (Selle Italia), que en esta ocasión tuvieron como compañeros de aventura al sueco Larsson (Francaise des Jeux), el español Mayoz (Euskaltel Euskadi).

Se fueron hacia el kilómetro 23, pero esta claro que a estas alturas de carrera las fuerzas comienzan a estar un tanto justas en muchos casos y los intereses en el gran grupo van aumentando por diferentes motivos: por asegurar puestos de honor en la general y por lavar la imagen con algún triunfo parcial. El cuarteto, los protagonistas del día, no llegaron a los seis minutos, a pesar de que ninguno de ellos era peligroso para modificar los primeros puesto de la general que comanda el italiano Iván Basso (CSC).

El mejor clasificado del cuarteto era el sueco Erik Gustyav Larsson a casi hora y quince minutos. La aventura de Mayoz, el elegido en esta jornada por el Euskaltel Euskadi uno de los equipos más combativos en lo que va de carrera, Missaglia, Larsson y Edaleine llegaba a su fin a falta de nueve kilómetros tras 103 de fuga que como consuelo fue el acaparar durante muchos kilómetros minutos de publicidad.

Tras la neutralización, ya en el callejeo de Brescia, una situación un tanto extraña al no haber ningún esprinters nato, casos del italiano Alessandro Petacchi que abandono a las primeras de cambio por una caída y del australiano Robbie McEwen, ganador de tres etapas y que dejo la carrera hace un par de días.

En ese sprint un tanto descontrolado las ruedas a seguir eran las de clasificómanos como el italiano Paolo Bettini y los alemanes Schmacher, ganador de la tercera etapa y Pollack que ha estado con los mejores en las anteriores llegadas masivas, junto a las revelaciones en las llegadas masivas el colombiano Leonardo Duque y el argentino Axel Maxximiliano Richeze.

Sin sorpresas

Al fin el campeón olímpico el italiano Paolo Bettini, del Quick Step, lograba la victoria que había acariciado en las otras cuatro llegadas masiva haciendo valer su experiencia y fuerza al alemán Olaf Pollack. Así fue una jornada que no deparó sorpresa y los pocos esprinters que quedan en carrera aprovecharon su penúltima oportunidad en lo que resta de carrera y protagonizaron un magnífico sprint, pues sus lanzadores se tuvieron que retirar muy pronto debido a la amplitud de la calzada y por ello que la fuerza y astucia fuera la clave, cualidades Bettini dejó claro ser un experto.

Mañana se disputará la décimo sexta etapa del Giro''06, primera del periplo de cinco días de jornadas por carreteras de los Alpes, entre Rovato y Trento/Monte Bondone, de 173 kilómetros. Una etapa rompepiernas debido al continúo subir y bajar, aunque tan sólo tendrán validez para el premio de la montaña el alto de Lodrino.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.