Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 23ª jornada de Liga

Nuevos técnicos, viejos problemas

El Rácing de Santander pierde 1-3 en su campo ante la Real Sociedad

La Real Sociedad consiguió su primera victoria de 2005 y lo hizo a costa de un Rácing al que no le sentó nada bien el cambio de entrenador. La calidad del turco Nihat decidió un encuentro que hunde un poco más a los cántabros y permite a los donostiarras tomar aire y alejarse de los puestos de descenso.

El cambio de entrenador no parece ser la solución, al menos en esta jornada, para el Rácing, que se marchó a los vestuarios con el encuentro prácticamente perdido y superado de principio a fin por la Real Sociedad. Es cierto que el primer gol de los donostiarras debió ser anulado por fuera de juego de Kovacevic, situado en la trayectoria del disparo de Aranburu y que entorpecía la visión de Dudu Aouate. En lo demás no tiene excusa el Rácing, que con Nando Yosu en el banquillo tiene las mismas carencias que con Lucas Alcaraz. No se produjo ni la reacción psicológica que suele acompañar a los cambios de entrenador.

De todo ello sacó provecho la Real, un conjunto que no está tampoco para demasiadas alegrías pero que contó con la presencia de un futbolista desequilibrante como Nihat, autor de los otros dos tantos. Si se confirma en los próximos días la marcha del turco, la Real lo echará mucho de menos y quién sabe si no terminará pagando su ausencia.

Se animó algo el Rácing tras el descanso, pero no fue suficiente para inquietar a una Real Sociedad que con mantener el orden y la tranquilidad tenía suficiente para llevarse tres puntos que le alejan de la zona de descenso. El brasileño Anderson aprovechó una errática salida de Riesgo, otra más en esta Liga, para despertar la ilusión en una grada a la que le espera un sufrimiento enorme hasta el final de temporada. Con el Racing al mando, la Real casi desapareció en ataque y se limitó a vivir del contragolpe. Suficiente para conseguir el triunfo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.