Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

El Zaragoza, campeón de la Copa del Rey

Los zaragocistas vencen al Madrid en la prórroga (3-2)

El Real Zaragoza se proclamó campeón de la Copa de S.M El Rey tras imponerse por 3 a 2 al Real Madrid, en la final celebrada en Montjuic y después de una prórroga.

Discurría el minuto 111 de un bonito encuentro, con diez contra diez por las expulsiones de Cani y Guti, cuando un grave error de David Beckham permitió una contra mortal maña. El balón cayó a los pies de Galletti, uno de los más frescos en esos momentos, y su disparo, de fuera a dentro y con bote delante de César incluido, culminaba el trabajo de todo el equipo.

El Real Madrid no decepcionó mientras las fuerzas le mantuvieron en pie, sobre todo a Figo, pero echó de menos a Zidane y Raúl. El capitán vuelve a quedarse con las mieles de saborear lo único que le falta en su palmarés. Además, el conjunto de Carlos Queiroz no acertó a manejar los minutos que jugó con superioridad numérica y fue víctima de su hundimiento físico.

El Zaragoza se dejó cualquier tipo de nervios en el vestuario y se plantó bien sobre el terreno de juego del Lluys Companys, haciendo gala de un juego rápido y apretando lo más arriba posible con una presión que ahogaba a Guti y Beckham, los dos conductores del juego

blanco. De todas formas, los de Queiroz pisaban más las inmediaciones del área rival, gracias al trabajo individual de Figo y las internadas de Roberto Carlos.

Una final repleta de goles

David Beckham adelantó al Real Madrid con un libre directo, una acción que hacía ya tiempo no le daba resultado. Sin embargo, pocos minutos después, fue otro tipo con el dorsal número 23 a la espalda, Dani García Lara, quien enseguida dio la cara para dar a su club un empate tras un gran pase de Savio.

El Zaragoza, justo antes de irse al descanso, aprovechó un penalti que hizo Helguera sobre Villa para dar la sorpresa. El 1-2 ponía al Madrid contra las cuerdas.

Al inicio del segundo tiempo, Roberto Carlos, con otra falta directa, empataba la final.

En el tiempo suplementario, el Zaragoza siguió más fresco que el Real Madrid, que además perdió a Guti por doble amarilla. El equipo de Carlos Queiroz, hundido físicamente, ni siquiera inquietó y el error de Beckham en el mediocampo, permitió a Galletti premiar al Zaragoza.