LA ESPUMA DE LOS DÍAS
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Boris Vian en el Pompidou

En la versión teatral de 'La espuma de los días' firmada por María Velasco queda apenas el aroma de la novela original, pero la función se sigue con interés

Miguel Ángel Altet, en 'La espuma de los días'.
Miguel Ángel Altet, en 'La espuma de los días'.

Para Boris Vian, la hierba es roja, y debajo, crece una cosecha fructífera de lanzagranadas. Su novela La espuma de los días narra los avatares que llevan a dos parejas de veinteañeros desde la plenitud al ocaso súbito. Del universo surreal del autor de Île-de-France, de su inventiva léxica y de sus criaturas giróvagas, en la versión de María Velasco queda apenas el aroma. La dramaturga burgalesa muestra desde su propia perspectiva la peripecia amorosa y la irrupción de la fatalidad en la vida de unos personajes que doblan de largo la edad de los de Vian. El París que habitan no tiene el color virado ni está fuera de su eje: es realista y plenamente actual. Y el Jean-Paul Sartre de pim pam pum de la novela no aparece por lado alguno, aunque también aquí todo lo sobrevuele una angustia existencial.

La función se sigue con interés, avanza sin desmayo: Velasco enhebra las transiciones del lenguaje verbal al coreográfico sin solución de continuidad. Sus cuatro intérpretes tienen peso, presencia y singularidad. Magnético, el paso a dos de la ciclónica Chloé de Lola Jiménez con su aspiradora giratoria, trasunto del ratón parlante de la narración original. Eufónico en grado superlativo, el dúo entre Chloé y la perturbadora Alise plurilingüe de Natalie Pinot. Miguel Ángel Altet (Colin) lleva atléticamente el peso del discurso frontal de la autora, aunque en un par de soliloquios utilice ese tono didáctico, de superioridad moral, que caracteriza ciertos espectáculos de Rodrigo García. Fabián Augusto Bohórquez le imprime dignidad al vapuleado Chick. ¿Un reproche? Que la autora deje muy en segundo plano lo que acontece entre Alise y Chick: querríamos saber más de ellos.

La espuma de los días. Texto y dirección: María Velasco, inspirada en Boris Vian. Hasta el 22 de diciembre.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Javier Vallejo

Crítico teatral de EL PAÍS. Escribió sobre artes escénicas en Tentaciones y EP3. Antes fue redactor de 'El Independiente' y 'El Público', donde ejerció la crítica teatral. Es licenciado en Psicología, en Interpretación por la RESAD y premio Paco Rabal de Periodismo Cultural. Ha comisariado para La Casa Encendida el ciclo ‘Mujeres a Pie de Guerra’.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS