Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrero Rocher, Telefónica y Balay se suman a las más de 40 marcas que han abandonado ‘Gran Hermano’

Los anunciantes responden así al supuesto caso de abuso sexual que se vivió en el programa en 2017

gran hermano
Antonio David Flores y Jorge Javier Vázquez, en el plató de 'GH VIP'.

Gran Hermano y Telecinco siguen sufriendo las consecuencias del supuesto caso de abuso sexual  a una de las concursantes, Carlota Prado, que tuvo lugar en el programa en 2017. A lo largo de esta semana, decenas de marcas han decidido desvincularse del espacio, que actualmente emite su séptima edición con participantes famosos. Entre las compañías que han comunicado el final de su contrato publicitario con el programa se encuentran grandes anunciantes como MediaMarkt, Tous, Nissan, Telepizza, L'Oréal, Lancôme, BBVA, Estrella Galicia, Casa Tarradellas, Telefónica, Pepsi, DIA, Balay o Ferrero.

El comunicado de Ferrero Rocher tiene especial resonancia porque la compañía mantiene un acuerdo estratégico con Mediaset España que va más allá de las inserciones publicitarias habituales. La empresa mantiene una vinculación con Mediaset por la que, por ejemplo, este año celebran el 30º aniversario de Ferrero con una campaña exclusiva que culminará con la elección del pueblo que acogerá las Campanadas 2019 en la cadena. Según han informado fuentes cercanas a la marca de bombones a Efe, la decisión solo afecta a los espacios publicitarios del programa y no al resto de espacios ni a la campaña de las Campanadas.

La fuga de anunciantes del reality ya se dejó notar en la gala de este jueves, que no contó con patrocinador ni emplazamiento publicitario y tuvo más autopromociones de las habituales. La gala contó con un 13,3% de ocupación publicitaria, cuando la media en galas anteriores rondaba el 19%. Mientras, el programa de este jueves batió récord de audiencia de esta edición, con 3.662.000 espectadores (35,8% de cuota de pantalla).

El pasado miércoles, cuando una decena de marcas ya habían anunciado su decisión de poner fin a sus contratos publicitarios con el programa, la productora Zeppelin anunció que tomaría medidas para "abordar posibles situaciones de vulneración de derechos" en lo sucesivo. Entre esas medidas se encuentra "reforzar la privacidad del confesionario en situaciones excepcionales, instaurar la política de cero alcohol y reforzar la atención a los concursantes durante y una vez que hayan abandonado la casa". Además, la productora reconoció que "fue un error la primera comunicación" que se hizo a Carlota Prado. Unos vídeos publicados por El Confidencial mostraban cómo el programa siguió grabando a la concursante mientras se le enseñaban las imágenes del supuesto abuso sexual que había sufrido mientras estaba inconsciente. El caso está pendiente de juicio después de que Prado denunciara la situación tras abandonar el concurso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información