Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

El apocalipsis

La novela en la que se basa ‘Good Omens’ fue escrita siete años después que ‘Entre tinieblas’, el largometraje de Almódóvar sobre un grupo de monjas disparatadas

Si alguien duda sobre la influencia de Almodóvar en el cine de su tiempo solo tiene que ver la divertida serie británica Good Omens. Ya en el primer capítulo de los seis que completan su primera temporada, unas parturientas tendrán sus hijos, entre ellos el Anticristo, en el sanatorio de las monjas satánicas de la orden de las parlanchinas de Santa Berilia, con las Hermanas Mary Locuaz y María Verborrea, entre otras.

La novela homónima de Terry Pratchett y Neil Gaiman, en la que se basa la serie, fue escrita siete años después de Entre tinieblas, el largometraje del manchego sobre un grupo de monjas disparatadas: Sor Rata de Callejón, Sor Estiércol o Sor Perdida, entre otras. Una más de las razones que justifican que el realizador español reciba el próximo León de Oro de Honor en Venecia.

Good Omens (Amazon) narra las peripecias de un ángel (Michael Sheen, el Tony Blair de El acuerdo, de Stephen Frars) y un demonio disfrutón (David Tennant, el sobrio inspector de la estupenda Broadchurch) que, desde una insólita amistad, tratan de salvar el mundo del inminente apocalipsis, un inevitable final al alcanzar el Anticristo los 11 años.

Afortunadamente para el planeta, la aventura llegará a buen fin gracias a la torpeza de las monjas satánicas y a la constancia de los dos extraños amigos, confortablemente enraizados por estos pagos.

Una serie con una notable producción y un elenco de lujo: Jon Hamm (Mad Men), Miranda Richardson (Girlfriends), Michael McKean (Better Call Saul) o Mireille Enos (The Killing), entre otros, todos al servicio de una historia de una fina ironía sobre el bíblico Armagedón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >