Planeta Ana Rosa

La presentadora de Telecinco lidera los magacines de las mañanas frente a Susana Griso en Antena 3, un mundo que en televisión es política, sucesos y cotilleos

Ana Rosa Quintana
Ana Rosa QuintanaSamuel Sanchez

La mañana de la televisión en España es un campo de batalla de mujeres. En Telecinco está Ana Rosa Quintana con su espacio El programa de Ana Rosa, (en horario entre las 08.55 y 13.30), que acaba de cerrar la temporada en primer puesto con un 19% de cuota de pantalla y 618.000 espectadores. Por su parte, en Antena 3, Susanna Griso y Espejo Público (de 09.00 a 13.15) consiguen un 13,7% de audiencia y 418.000 espectadores, su peor dato desde su estreno en 2006. Y en tercer lugar, María Casado, al frente de Las mañanas, en La 1 de TVE (de 10.00 a 13.25), consigue un 7,9% de cuota y 256.000 espectadores. Se trata de una carrera a la que se suma un hombre a partir de mitad de la mañana: Antonio García Ferreras, que logra un 15,6% de cuota de pantalla y 917.000 espectadores con un espacio más político, Al Rojo Vivo, que se emite entre las 11.00 y las 14.15.

La hegemonía de Ana Rosa Quintana no es una novedad, pero sí lo son sus dimensiones. La temporada que más cerca estuvo Griso de hacerse con el liderazgo fue la de 2012-13. Durante ese curso, Espejo Público consiguió un 17,1% de cuota de pantalla y 493.000 espectadores de media, mientras que El programa de Ana Rosa obtuvo un 18% y 531.000 espectadores. Menos de un punto de diferencia. Ahora, con García Ferreras pisándoles los talones en la cuota de pantalla y María Casado por detrás en la cadena pública, la carrera de las mañanas se juega a tres bandas.

Xelo Montesinos, productora ejecutiva de El programa de Ana Rosa, puntualiza que ni el contenido ni la estructura del programa de Ferreras es el mismo, ni la franja horaria tampoco. Pero Montesinos niega que haya ninguna fórmula secreta para esta franja horaria. “El éxito es el resultado de muchos años de trabajo. Nuestro principal objetivo es encontrar exclusivas que marquen la actualidad y para ello contamos con un equipo de investigación. Hemos hecho escuela del buen periodismo. Apostamos por temas sociales. Y siempre hemos intentado que todo llegue al público en un lenguaje exhaustivo y comprensible”, explica.

Hace 14 años, Ana Rosa Quintana acababa de dar a luz a dos gemelos y los espectadores esperaban impacientes su regreso a la parrilla. Otro proyecto se estaba gestando de la mano de Montesinos: El programa de Ana Rosa. La idea, cuenta la productora, era ofrecer al público un espacio nuevo inspirándose en los programas estadounidenses. Más de autor, más personalista y que hiciese sentir al público como en su propia casa. Su musa, la periodista norteamericana Oprah Winfrey.

El primer cambio fue el de incluir varias pantallas en el plató que creasen la sensación de un enorme ventanal. “Veníamos de hacer Sabor a ti [el programa de Quintana para las sobremesas, que Telecinco emitió de 1998 a 2004] y necesitábamos un toque diferente. Ana Rosa era una cara conocida, una gran profesional y una persona cercana. Mostrarle al espectador los acontecimientos de cada día desde esa especie de ático solo tenía como objetivo acercarnos a él y acortar la distancia que puede dar una pantalla”, explica la productora.

Otra de las ideas fue dividir el programa en tres bloques: actualidad, entretenimiento y debate. Para ello, contaron con más de 150 colaboradores que eligen mediante castings. Todo, cuenta Montesinos, lo supervisa personalmente la presentadora. “Tenemos ciertas líneas rojas imposibles de sobrepasar: respeto, sensibilidad e información contrastada. Si no se cumplen estos tres requisitos Ana Rosa lo descarta”, añade la productora.

Cuenta la leyenda que los productores y ejecutivos de las cadenas observan continuamente a la competencia para saber qué están emitiendo y poder hacerles sombra. Montesinos lo desmitifica aunque no le resta importancia: “Tenemos monitores para saber qué están diciendo en el resto de programas y si es necesario incluirlo en el nuestro, pero no somos esclavos de la audiencia, seguimos más o menos una escaleta”.

A la pregunta de si la rivalidad entre Ana Rosa Quintana y Susanna Griso es real, Montesinos afirma que no son amigas ni mantienen contacto, pero sí se tienen un “gran respeto profesional”. Griso se puso al frente del programa Espejo público en 2006, después de una década con varios presentadores al frente del magacín: Pedro Piqueras, Roberto Arce y Sonsoles Suárez. Antes de hacerse cargo de este espacio, Griso fue presentadora de Antena 3 Noticias durante casi una década entre 1998 y 2006.

Ambos espacios acumulan en su haber varios reconocimientos del mundo de la televisión. El programa de Ana Rosa se llevó en 2011 un Premio Ondas y se ha hecho con el TP de Oro en la categoría de mejor magacín en cuatro ocasiones. Como mejor presentadora, Ana Rosa ha logrado el galardón en otras cuatro. Por su parte, ya con Sussana Griso al frente, Espejo público se hizo en 2014 con el Premio Iris que otorga la Academia de Televisión al Mejor programa de actualidad. Griso ha ganado a su vez dos veces el premio Ondas a Mejor presentadora (en 2017 y en 2010).

La tercera en discordia es María Casado, también presidenta de la Academia de Televisión desde finales de 2018, que está al frente de La mañana de la 1 desde 2016. Entonces tomó el relevo de Mariló Montero, que estuvo siete años al frente del programa en la televisión pública.

‘Al rojo vivo’, en su mejor temporada

Mientras que en Cuatro desapareció por completo la oferta matinal de actualidad (y de informativos) para insertar series y programas de entretenimiento como Mujeres y hombres y viceversa, en La Sexta Al rojo vivo, presentado por Antonio García Ferreras, vive sus mejores momentos.

Con dos elecciones de por medio en apenas dos meses, Al rojo vivo, que basa sus contenidos principalmente en la política, mantiene esta temporada un 15,6% de cuota de pantalla de media con 922.000 espectadores. Mejora en 2,3 puntos respecto a la temporada anterior, con 66.000 espectadores más de media. Cuando comenzó su andadura en 2011, el programa marcó una media de 287.000 espectadores y un share del 5,2%.

El crecimiento del programa ha sido continuo desde entonces, en especial desde la cancelación de Las mañanas de Cuatro en la cadena de Mediaset hace ahora un año y con los programas especiales de la elecciones del 28-A y del 26-M.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50