Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LO MEJOR DE 2018 | MÚSICAS DEL MUNDO

La taxonomía imprecisa

El concepto de músicas del mundo se complica mientras destaca la vitalidad sonora africana encabezada por ese hechicero del siglo XXI llamado Baloji

Portada de '131 Avenue Kaniama'.
Portada de '131 Avenue Kaniama'.

El asunto se complica. En ausencia de mejor taxonomía se convino en llamar músicas del mundo a ese cajón de sastre en el que cabe desde el canto de las ballenas al kuduro angoleño. Pero ha llegado el momento de repensar esa clasificación que tan bien funcionó comercialmente en los últimos 20 años del siglo XX. Hoy, ni los festivales sirven para delimitar terrenos, pues convocatorias conceptualmente distintas intercambian artistas como cromos. Asúmase, mientras el panorama se aclara, el epígrafe músicas del mundo como animal de compañía y hagamos recuento. Anotemos el brutal descenso de la edición en España de los discos incluidos en la categoría que nos ocupa y la vitalidad sonora africana encabezada por ese hechicero del siglo XXI llamado Baloji. Suenan con brío, además, Fally Ipupa (¿el nuevo Papa Wemba?), los revulsivos Kokoko, BCUC y Batuk, y las vibrantes camerunesas Lornoar, Patricia Essong, Teety Tenzano y Adango Salicia Zulú. En Latinoamérica siguen marcando estilo sonoro revitalizadoras del folclore como Mon Laferte, Sofía Viola y Natalia Lafourcade, además de la cumbia psicodélica de Sonido Gallo Negro. Por cierto: el reggae, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, tiene en el marfileño Alpha Blondy uno de cultivadores más ilustres y guerreros. Desde Europa (Gran Bretaña) atacan Sons Of Kemet (sus conciertos, como los de esos chatarreros de ritmo y furia llamados Kokoko son explosivos), faraones del afrokunk, y desde oriente medio, 47 Soul. Y cerrando, el obligado y resumido obituario: Rachid Taha, Geoffrey Oryema, Kasse Mady Diabaté y Hugh Masekela.

1-. Baloji. '131 Avenue Kaniama' (Bella Unión/Pias)

Congoleño criado en Bélgica, el dandi Baloji hace honor a su nombre (hechicero, en suajili), pues se muestra como el gran brujo de la aldea global. En su tercer álbum retoma la base rítmica del soukous para construir un cosmos de ambientación downtempo con variaciones hip hop, funk, bikoutsi e incluso afro-trap.

2.- Sons Of Kemet. 'Your Queen is a Reptile' (Impulse)

Esta banda dibuja en este álbum un espacio de expresión simbólica que atraviesa varios continentes. Traza una reformulación de materiales caribeños, vibraciones africanas, patrones de jazz, golpes de funk y aleteos balcánicos. Una formación peculiar de dos baterías, un saxo y una tuba, con resultados espectaculares.

3.- Fatoumata Diawara. 'Fenfo' (Wagram/ Everlasting)

Nacida en Costa de Marfil (de padres de Malí) y criada en Bamako, Fatoumata ofrece en esta grabación un sugerente mosaico pintado con los colores de diversos ritmos africanos pasado por el pop, el blues, el funk y el rock. En un par de piezas se pone acústica y encandila con el chelista francés Vincent Ségal.

4.- 47 Soul. 'Balfrom Promise' (Cooking Vinyl)

Primer CD, tras su debut con un EP en 2015 de este grupo formado por jordanos y palestinos. Juntos y revueltos practican un atractivo conglomerado musical que denominan shampstep, consistente en un ensamblado e interesante puzzle de raíces de la región de la que proceden, rock, funk y hip hop.

5.- Salif Keita. 'Un autre blanc' (Naïve Records)

Significativo título para el que, según Keita, será el último álbum de su carrera. La despedida de la voz más hermosa de Malí tiene tintes clásicos, modernos (llega hasta el afro-trap) y, sobre todo, panafricanos. Colaboran en el álbum Angélique Kidjo, Alpha Blondy y el rapero francés MHD.