Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
MANUEL CAMPO VIDAL

“Hay un gran deterioro de la imagen de RTVE”

El presidente de la Academia de Televisión abandonará el otoño la presidencia tras permanecer casi 12 años en el cargo

Manuel Campo Vidal, durante la presentación del cara a cara entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, organizado por la ATV.
Manuel Campo Vidal, durante la presentación del cara a cara entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, organizado por la ATV.

Cuando termine su mandato el próximo otoño, Manuel Campo Vidal (Huesca, 1951) habrá estado 12 años al frente de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión. Su propósito era permanecer solo “dos legislaturas”. Concha García Campoy se perfilaba como su relevo. “Desgraciadamente, la perdimos [García Campoy murió en 2013], y lo razonable era que nos volviéramos a presentar”, dice el periodista, convencido de que ha llegado el tiempo de la renovación.

La junta directiva acordó el jueves convocar elecciones a la entidad. El calendario fija que la convocatoria oficial se producirá en septiembre y hasta el 15 de octubre estará abierto el plazo para presentar candidaturas, con el objetivo de que las votaciones se realicen a principios de diciembre.

“Estoy empeñado en que haya unas elecciones, si puede ser, con varias candidaturas”, avanza Campo Vidal, quien no oculta un deseo: “Ojalá la presidencia la ocupe una mujer”. Desde su fundación en 1997, al frente de la academia han estado siempre hombres: Jesús Hermida, Antonio Mercero, Ignacio Salas y Campo Vidal.

La renovación no pasa solo por las personas. La institución quiere abrirse a territorios fronterizos, como la industria de los videojuegos, y transformarse en la academia de lo audiovisual. Además, peleará para que se constituya en España un Consejo Estatal de Medios Audiovisuales que vele por la transparencia y el pluralismo y vigile el cumplimiento de las obligaciones contenidas en la ley audiovisual.

Dicho consejo estuvo a punto de ser aprobado en la etapa en la que Ramón Jáuregui era ministro de la Presidencia (2010-2011). Incluso se llegaron a solicitar nombres de futuros consejeros. El PP enterró el proyecto y atribuyó sus funciones a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). “Solo pedimos que esté constituido por profesiones que sepan del sector. No debe ser un refugio de políticos sin suerte, como ha ocurrido en el Consejo Audiovisual de Cataluña”, recalca Campo Vidal, quien ve ese organismo como un instrumento para garantizar “la calidad, el rigor informativo, el respeto a las minorías y la protección al menor” en los medios audiovisuales.

La independencia supone una condición indispensable. El periodista enfatiza que el consejo audiovisual no puede ser una representación de corrientes ideológicas. “Para eso está el Parlamento. No queremos un consejo de cuotas políticas, sino de expertos de verdad”, recalca. Aboga por la necesidad de que vigile la pluralidad en las televisiones públicas. “Hemos visto que en TV3 hay debates sobre el independentismo con cuatro participantes a favor y uno en contra. Y ese uno, era de Vox”. El nuevo clima político con el cambio de Gobierno es visto como una oportunidad de oro para dar un espaldarazo al consejo. El PP podría incluso cambiar de opinión para no quedar aislado. También resulta un momento propicio para cerrar la atribulada etapa de transición en Radiotelevisión Española (RTVE). “Hay un gran deterioro de la imagen de la corporación, una gran incertidumbre en la plantilla y una pérdida de influencia y de peso en el reparto de las audiencias”, mantiene el presidente de la academia.

No solo RTVE está atravesando por un periodo convulso. La academia también se preocupa por la situación de la televisión autonómica canaria, que podría irse a negro a finales de este mes si no resuelve sus conflictos con las productoras. Y se felicita por el renacimiento de la televisión valenciana. “Esperamos que lo haga con mejor criterio y menos locura”, apunta Campo Vidal, quien destaca entre los principales logros de la entidad que preside su contribución a recuperar los grandes debates electorales: “Ha sido la actividad más relevante de la academia. Hemos sido el equivalente a la Comisión Nacional de Debates estadounidense, una organización sin ánimo de lucro encargada de los cara a cara presidenciales”.

Inspirada en un programa de la Unesco, la academia ha impulsado además la serie Tesoros vivos,que reúne entrevistas a personalidades de la televisión, algunas ya fallecidas, que son consultadas en el ámbito universitario. También ha creado un registro de programas para ayudar a proteger las ideas y la creatividad en el ámbito de los contenidos.