Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
rock

Más allá de The Strokes

El sexto álbum de Parquet Courts, 'Wide Awake!', da coherencia a su particular manera de entender el rock del siglo XXI

Los miembros de Parquet Courts, en una imagen promocional.
Los miembros de Parquet Courts, en una imagen promocional.

Después de casi una década en activo y con su sexto álbum, Wide Awake! (Popstock!), a la venta a partir de hoy, dos cosas se pueden afirmar sobre esta banda de rock formada en Brooklyn: su éxito ya es absolutamente disociable de The Strokes, combo al que se recurre con cansina regularidad cada vez que se quiere explicar la existencia de un buen grupo de rock independiente en el siglo XXI; y la suma de sus creaciones ya conforma una discografía infinitamente más interesante que la de los de Julian Casablancas. “A ver, cuando empezamos no consideramos demasiado si lo que hacíamos podía o no estar de moda. Obviamente, no ambicionamos la fama, pues no éramos parte de nada. Éramos una banda de ignorantes que no sabía una mierda y tardamos años en entender que alguien quisiera incluso entrevistarnos. Cuando empezamos a triunfar, a recibir buenas críticas y a llenar salas, pensamos que nos estaban tomaban el pelo y que en dos meses nos despacharían”, recuerda en las oficinas de su sello en Madrid Austin Brown, quien junto a Andrew Savage conforma el bicéfalo liderazgo de Parquet Courts.

Ambos, sobre todo Austin, se han encargado hasta hoy de producir los largos del combo. En Wide Awake! cuentan por primera vez con un productor externo. Nada menos que Danger Mouse, responsable de trabajos de Gorillaz o The Black Keys. La perspectiva de un tipo cuidadoso, sabio y sensato al mando de la obra de uno de los colectivos más caóticos de estos últimos años parece tan interesante como peligrosa. Austin le quita hierro al efecto sin quitarle mérito al productor. “Había mucha curiosidad en nuestro entorno por ver qué hacíamos con Brian [el nombre real de Danger Mouse es Brian Burton]. Luego vieron que somos los mismos, aunque el disco no es igual que los anteriores. Al final somos una banda de rock que pilla disco, funk y otras influencias. No es ciencia”.

Wide Awake!, más que un cambio de dirección en el devenir de Parquet Courts, es una forma de explicitar y dotar de personalidad y relevancia algunos elementos escondidos hasta ahora en su discografía

Wide Awake!, más que un cambio de dirección en el devenir de Parquet Courts, es una forma de explicitar y dotar de personalidad y relevancia algunos elementos escondidos hasta ahora en su discografía. Temas que, por un motivo u otro, habían acabado en caras B o EP, o en Milano, su trabajo en colaboración con el músico italiano Daniele Luppi. “A ver, hasta hoy nos tomamos estas cosas más arriesgadas como meras curiosidades, pero ahora hemos entendido que la idea de la banda es mucho más amplia de lo que suponíamos. Brian fue importante en esto. Contextualizó nuestras ideas más locas. No somos muy buenos en tratar de que las chaladuras tengan sentido, se quedan solo en locuras. Eso es divertido para nosotros, pero no para el oyente”, apunta el músico sobre un disco que a pesar de tocar palos distintos fluye de forma orgánica y termina por hallar una coherencia en su propia dislocada manera de entender el rock del siglo XXI. “El orden de los temas tiene bastante que ver con esto. En nuestro anterior largo [Human Performance] nos peleamos mucho a la hora de ordenar las canciones. Esta vez vino Brian con el listado hecho, y fin del drama”.

El único miembro del grupo que le preguntó al productor estrella algo al respecto de la secuencia fue el propio Austin, quien no entendía por qué Danger Mouse quería que el largo arrancara con algo tan agresivo como ‘Total Football’, por otra parte, uno de los mejores temas que han grabado nunca. “Me sorprendió mucho su respuesta”, recuerda. “Me dijo que se había dado cuenta de que los temas que más le gustaban del largo eran los más punk. ‘¿Para esto te hemos llamado, cabrón?’, pensé. Por otra parte, la canción es un poco una rajada contra el quarterback de New England Patriots, Tom Brady, y Brian es fan de uno de sus más grandes rivales, los New York Giants. Le hicimos feliz”.

Siempre hemos sido un grupo que ha hecho canciones sobre el presente. Jamás existió la idea de ser nostálgicos. Tocamos rock, vale, pero siempre hemos escrito sobre el mundo que nos rodea”, apunta el músico sobre la realidad de su banda. “Ahora es imposible ignorar el clima político en EE UU. Hay mucha mala leche en el disco por cómo va todo y por cómo demonios hemos llegado a esta situación. Parece que todo está del revés y vamos hacia atrás”.

La idea, más que formular una suerte de estado de la nación para dummies, fue crear algo optimista que no cayera en la autoayuda. Difícil como ser un grupo de rock en 2018 y que te escuchen sin pensar en que todo era mejor antes. Pero les ha salido fenomenal. Tienen el discurso bien armado: “Muchos jóvenes se han vuelto cínicos. Nosotros somos genuinos y honestos. Lo expresamos. Creemos que es importante que te importen las cosas. Cinismo y nihilismo son dos conceptos basados en la comodidad. Estamos en contra de eso, porque nos parecen actitudes muy peligrosas. Pero tampoco somos unos optimistas totales, porque no somos unos imbéciles”.

‘Wide Awake!’. Parquet Courts. Popstock!