Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El atentado de Hipercor, tratado con austeridad y sin morbo

La arriesgada incursión de 'Cuéntame' en el mayor crimen de la historia de ETA ha sido superada por su tratamiento austero, sensible y su huida del morbo

Atentado Hipercor Ver fotogalería
Un momento del capítulo de anoche de 'Cuéntame'. TVE

La arriesgada incursión de la serie Cuéntame de la pasada noche en el mayor crimen de la historia de ETA, el atentado del Hipercor de Barcelona del 19 de junio de 1987, que dejó 21 muertos y 45 heridos, ha sido superada por su tratamiento austero, sensible y su huida del morbo televisivo tan socorrido en estos tiempos. Esta impresión la corroboraba anoche Roberto Manrique, portavoz de las víctimas y uno de los dos empleados de Hipercor heridos en el atentado. Un tercero murió.

El episodio apenas cuenta con imágenes de la época. Pero homenajea a dos de los cuatro niños muertos en el atentado. Los hermanos Jordi y Silvia Manzanares, de 9 y 12 años, murieron con su tía Mercedes cuando compraban un bañador. En la ficción, a Oriol, el hijo de Inés Alcántara, le sorprende el atentado mientras compraba un bañador y se salva. Los guionistas han escuchado a las víctimas y han evitado la recurrente imagen de la mujer con vestido de cuadros muerta. Su hija se enteró del asesinato de su madre cuando vio esa imagen en la televisión.

El guión ha seguido fielmente la sentencia del tribunal. La polémica sobre si las Fuerzas de Seguridad actuaron diligentemente o no tras el aviso de bomba de ETA no se elude. Se trata austeramente. Unos periodistas afirman que el diario Avui y la Guardia Urbana han recibido un aviso de bomba. Luego, un policía responde a Inés Alcántara cuando pregunta por los inusitados movimientos policiales en torno al Hipercor que "es rutina".

El ministro del Interior, José Barrionuevo, quiso dimitir por no exigir el desalojo del Hipercor y Felipe González se empleó a fondo para disuadirle. La sentencia judicial obligó al Estado a indemnizar a las víctimas. El programa no lo dice. Pero anoche, el portavoz de las víctimas, Roberto Manrique, recordó que cuando se entrevistó en la cárcel con Rafael Caride, uno de los terroristas que puso la bomba, le reconoció que la única responsabilidad era suya. ETA no precisó la ubicación de la bomba y despistó a la policía. El episodio no aborda cómo el atentado de Hipercor conmocionó tanto a la sociedad que marcó un hito en la lucha contra ETA. Pero esa es otra historia.

El capítulo con el que Cuéntame cómo pasó se despidió hasta otoño fue seguido por más de 3 millones de espectadores (18,2% de cuota de pantalla), liderando su franja. La media de los nueve capítulos emitidos de esta 19ª temporada es de 2.930.000 espectadores y 17,9% de share.

Más información