Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Edie

Edie Falco ganó con ‘Los Soprano’ su primer Emmy a la mejor actriz de serie dramática. Con ‘Nurse Jackie’, otro, el de mejor actriz de comedia.

Tiene su gracia que dos de las series de la cadena Showtime que tuvieron mayor repercusión, Shameless (ocho temporadas) y Nurse Jackie (siete temporadas) tengan en las drogas a uno de sus coprotagonistas. Cierto es que en el catálogo de la cadena hay obras excelentes, como Homeland, Los Tudor, Ray Donovan, Californication o Dexter, pero la desestructurada familia de Chicago y la enfermera politoxicómana del All Saints de Nueva York transgredieron lo políticamente correcto desde un primer momento.

Nurse Jackie se estrenó en 2009 en EE UU y cosechó el mayor éxito de la cadena de pago, con un millón de espectadores. Edie Falco, interpretando a Jackie Peyton, consolidaba una brillante trayectoria artística. Dos años antes, en 2007, se había emitido la sexta y última temporada de una de las series más perfectas de la historia de la televisión, Los Soprano, y en ella ocupaba un papel central el personaje de Carmela, esposa de Tony y madre de Anthony júnior y Meadow. Carmela era Edie Falco. Con ese papel ganó su primer Emmy a la mejor actriz de serie dramática. Con el de la enfermera Jackie, otro, el de mejor actriz de comedia.

Naturalmente, tras la emisión del primer capítulo, la Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York dejó claro en un comunicado que “en el primer episodio, la enfermera Jackie es presentada como una adicta que intercambia sexo por drogas bajo receta con un médico (...) No tiene reparo en violar repetidamente el código ético de las enfermeras. Aunque Showtime la describe como una enfermera competente, uno podría discutir que ninguna enfermera competente se comportaría de esta manera”. En realidad, en las siete temporadas que ahora se pueden ver en Movistar se muestra a Jackie como a una magnífica profesional con una especial debilidad, eso sí, por el Vicodin y el Adderall. Pero ya se lo dijo Joe E. Brown a Jack Lemmon: “Nadie es perfecto”.