Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
discos

La cadena Stravinski

Riccardo Chailly graba 'Canto fúnebre', la partitura perdida durante las revueltas de 1917

La cadena Stravinski

Stravinski forjó su giro personal desde la tradición orquestal decimonónica rusa hacia la modernidad de La consagración de la primavera como una cadena. Cada número de catálogo fue un eslabón. Su convencional Sinfonía en mi bemol, op. 1, remitía a Chaikovski y Glazunov; El fauno y la pastora, op. 2, basado en poemas eróticos de Pushkin, recordaba a Músorgski; Scherzo fantástico, op. 3, y Fuegos artificiales, op. 4, evocaban el universo sonoro de su maestro Rimski-Kórsakov. Pero para comprender el salto hasta El pájaro de fuego, su primer ballet para Diáguilev, que marcó su evolución hacia Petrushka y La consagración de la primavera, nos faltaba un eslabón: Canto fúnebre, op. 5, considerada por el propio Stravinski como su mejor composición de juventud y perdida durante las revueltas revolucionarias de 1917. Su recuperación entre los manuscritos orquestales del Conservatorio de San Petersburgo, en 2015, ha permitido completar, por fin, la cadena de Stravinski.

Canto fúnebre fue dedicada por el compositor ruso como memorial a la muerte de su maestro. La estrenó en 1909 y no volvió a sonar hasta 2016, en que Valeri Guérguiev la dirigió al frente de la orquesta del Mariins­­ki. Decca Classics lanza ahora su primera grabación mundial comandada por el italiano Riccardo Chailly al frente de la Orquesta del Festival de Lucerna. Una versión de esmerado preciosismo sonoro que evita toda emotividad. Tocada por una orquesta llena de solistas como herencia de Claudio Abbado. Y con un director que representa el prototipo del Stravinski modernista e internacional. La obra recuperada se combina con exquisitas muestras de algunos de los referidos eslabones previos, como Scherzo fantástico y Fuegos artificiales, junto a la versión en francés de El fauno y la pastora (con la espléndida Sophie Koch como solista). Y el disco se completa con una interpretación tan admirable como mesurada de La consagración de la primavera; Chailly ahonda en los detalles y mantiene una unidad inquebrantable, aunque no alcanza el nivel de contraste y tensión de su antiguo registro, de 1985, al frente de la Orquesta de Cleveland, también en Decca.

Igor Stravinsky. 'Canto fúnebre. La consagración de la primavera'. Lucerne Festival Orchestra. Director: Richardo Chailly. Decca Classics.