Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
narrativa

A medio gas

Cuesta seguir el argumento de algunos de los cuentos de la escritora boliviana Magela Baudoin

A medio gas

En torno al cuento se han erigido varias teorías, todas necesarias para entender y extraer el máximo provecho estético del género. Horacio Quiroga, Poe, Hemingway, Piglia, Katherine Anne Porter, Cortázar, Carson McCullers, entre otros, han aportado ideas iluminadoras al respecto. Hoy me gustaría introducir otra de estas ideas, generalmente poco mencionada, pero de igual importancia en el campo de la teoría literaria. Me refiero a Nathaniel Hawthorne y su teoría de “la media luz”. La expresa en su libro de relatos Twice-Told Tales. Se trata de captar los contornos precisos de la realidad mediante la conciencia de que nunca es posible captarla del todo, de que siempre la mirada del autor choca con la naturaleza brumosa de toda realidad. Solo aprovechando la media luz que nos cede la realidad, podremos profundizar en esa zona incomunicable que tiene siempre lo que vemos en la superficie.

Yo diría que los relatos que componen el libro de la escritora boliviana Magela Baudoin La composición de la sal (Premio García Márquez) están escritos en la estela del pensamiento de Hawthorne, independientemente de que la autora sea consciente o no de ello. El libro está compuesto de 14 cuentos. Lo abre un prólogo de Alberto Manguel, que bien sirve para entender mejor la filosofía compositiva con que fue escrito. Y también para reparar que casi todas sus piezas no están a la altura ni de lo que pensaba Hawthorne ni de lo que piensa el mismo prologuista. Si tuviera que quedarme con un cuento, es con el que presta título al volumen, ‘La composición de la sal’. Es el ejemplo más acabado de la teoría de la media luz. Un protagonista que nunca ha visto el mar (Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra contra Chile) y que llena de sal su bañera. Relato conmovedor, donde se juntan la nostalgia y la herida histórica. Escribe Manguel que Borges “observó que quizás el hecho estético fuese ‘la inminencia de una revelación que no se produce”. Me costó seguir el argumento de varios cuentos. Otros no me interesaron. La “inminencia” es poco clara, con lo cual la revelación que “no se produce” tampoco la extrañamos.

La composición de la sal. Magela Baudoin. Navona, 2017. 128 páginas. 16 euros.