Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Sobre las chapuzas, el respeto y la exigencia

La 1 de TVE conecta con el partido Ecuador - Argentina en el minuto 15 de la primera parte. Una pifia más de una cadena que debe hacer las cosas mejor

Seguidores argentinos siguen a través de la televisión en un bar la clasificación de su equipo.
Seguidores argentinos siguen a través de la televisión en un bar la clasificación de su equipo. AFP

Si hay una cadena a la que hay que exigirle es a La 1 de TVE. La televisión pública debe ser ejemplo de respeto al espectador, de puntualidad, de transparencia en su programación, de no depender de otras cadenas y de la publicidad para fijar los horarios de sus espacios y de una organización de su parrilla impecable.

Pero en los últimos tiempos se van sumando detalles que producen tristeza para aquellos a los que nos encantaría volver a ver a la cadena en lo más alto porque, entre otras cosas, es el canal con el que nos hemos criado. El último ejemplo se dio en la noche del martes. TVE había anunciado que había adquirido los derechos para retransmitir en directo el partido de fútbol entre Ecuador y Argentina, crucial porque iba a determinar si el equipo de Messi iba al Mundial de Rusia de 2018 o no. Un partido importante para los amantes del fútbol. Un Mundial sin Messi es impensable. Y un Mundial sin Argentina, un escándalo. Pero La 1 conectó con el partido a los 15 minutos de su inicio, cuando ya iba empate a uno (al final ganó Argentina y consiguió su pase mundialista).

Vale que la actualidad de Cataluña retrasó la programación y MasterChef Celebrity (programa grabado que no tiene la culpa del ridículo por lo del partido) empezó unos minutos tarde. Pero seguro que había soluciones para no perjudicar a aquellos espectadores que estaban pendientes del fútbol. Desde aplazar la emisión del reality y continuar en directo contando todo lo que ocurría en el Parlament catalán a pasar el partido a Teledeporte (que lo podía haber emitido ahí en directo y en diferido justo después el Brasil-Chile) a incluso, aunque también suena cutre, dar el encuentro en diferido en La 1 pero desde el primer minuto (avisando con algún rótulo al espectador del retraso).

El encuentro tuvo una audiencia de 506.000 espectadores, con un gran 16,4% de cuota de pantalla. Buenos números para ser la madrugada que indican que había interés. Todo esto es, quizá, una chapuza menor, pero que suma a esa sensación de que TVE debería de hacer muchas cosas mejor y que por ser una televisión pública hay que exigirle. Entraron ya hace tiempo en el juego del prime time comercial de las privadas, hay programas que acaban pasada la medianoche, de vez en cuando hay cambios de día según sus necesidades de maquillar los números de un mes o de otro.... Y no me meto ya en el tema de si es imparcial e independiente respecto a la política y la economía. Eso ya, si eso, lo dejamos para otro día...

Más información