en pocas palabras

Manuela Carrasco: “Lloré cuando Chocolate me cantó por seguiriyas”

La bailaora sevillana presenta su nuevo espectáculo en Suma Flamenca en Madrid

Manuela Carrasco.
Manuela Carrasco.setanta

A los 11 años se subió a un tablao sevillano ya desaparecido y a los 13 se fue de gira por Europa. Heredera de dos estirpes flamencas, ha tuteado a los grandes, ya fuesen del cante, la guitarra o el cine. Manuela Carrasco (Sevilla, 1958), premio Nacional de Danza en 2007, presenta hoy en el Festival Suma Flamenca de Madrid un espectáculo sin sombra, sin más taconeo que el suyo. “La gente me quiere ver a mí”.

¿Qué o quién la llevó al baile? Mi madre. Quería que yo fuese bailaora. Yo nací en Triana, pero crecí en San Juan de Aznalfarache y allí, en la calle, todas las niñas jugábamos a bailar.

¿Cuál es el último espectáculo que le ha gustado? La verdad es que salgo poco, pero cuando salgo voy a por los grandes. Estuve viendo a Vicente Amigo y me gustó muchísimo.

¿Con qué cantaor rompería un ta­blao? Me han cantado todos los grandes: Camarón, Pansequito, Paco de Lucía, La Paquera, Fernanda y Bernarda…

¿Cuál es su película favorita? Soy muy chapaíta a la antigua. Ni sé las veces que he visto Los diez mandamientos y Lo que el viento se llevó.

¿Y cuántas ha visto Flamenco, de Carlos Saura? La veo muchas veces. Es especial. Ahí me canta Camarón. Fue uno de esos momentos inolvidables.

¿Hay algún otro momento mágico? Cuando me cantó Chocolate por seguiriyas. Yo lloré y todo el mundo salió llorando.

¿A qué bailaores admira? Siempre he estado enamorada de Carmen Amaya y Farruco.

Si no fuera lo que es, ¿qué le gustaría ser? No lo he pensado nunca. Yo vivo para el flamenco.

¿El flamenco es más importante desde que es patrimonio de la humanidad? No. El flamenco ha sido importante desde hace siglos. Los artistas eran grandes, tenían su personalidad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS