Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Estar

La actriz Laverne Cox aparece en ‘Doubt’ sin dar explicaciones sobre su identidad de género y sin agitar banderas

Estar

De todos los logros de la actriz Laverne Cox como icono transgénero, el mayor es haber participado hace unas semanas en Doubt, una serie que apenas se ha mantenido dos capítulos en antena. Antes, en 2014, se había convertido en la primera mujer trans candidata al Emmy, como secundaria de Orange is the New Black. Ocurrió 63 ediciones después de que se crearan estos premios televisivos. También fue portada de la influyente revista Entertainment Weekly en un número especial dedicado a la diversidad sexual. Lo hizo vestida de la Estatua de la Libertad. Si su efímero paso por Doubt es relevante, es precisamente por lo mundano de las tramas de un drama legal centrado en los líos amorosos de una abogada. Cox aparece en un papel secundario sin apenas dar explicaciones sobre su identidad de género y sin agitar banderas. La importancia de, simplemente, estar.

La actriz afroamericana Viola Davis defiende esta idea. En cada discurso que siguió a los premios recibidos en las últimas temporadas, peleó por los derechos de su comunidad. Pero, como ha declarado recientemente, sabe que algo falla si casi todos los personajes que pertenecen a alguna minoría aparecen en pantalla con una intención reivindicativa.

Cerca de 1,4 millones de adultos se identifican como transgénero en EE UU, según un censo publicado en 2016 por UCLA. La cifra se ha duplicado en cinco años con respecto al estudio anterior. No están registrados todos los que son, sino aquellos que se atreven a declararse como tales. Se supone que el dato aumentará en próximas revisiones, en especial si la minoría siente el apoyo de la sociedad.

En la nueva temporada de Billions, una serie ajena por completo a la temática LGTB, aparece con total normalidad un nuevo personaje de género fluido, aquel que no se identifica dentro del código binario femenino-masculino. Otro pequeño gesto que vale mucho más de lo que aparenta.