_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Twin Peaks’ os decepcionará

La resurrección 25 años después de la serie de David Lynch está cubierta de expectativas falsas y nostalgia

Reparto de 'Twin Peaks'. En el vídeo, teaser de la serie.Vídeo: Entertainment Weekly | SHOWTIME

No conocemos su trama, hemos visto un pequeño puñado de imágenes y ni siquiera sabemos los nombres de los nuevos personajes. Solo hay una cosa clara sobre el regreso de Twin Peaks: les decepcionará, háganse a la idea. Y es que su resurrección 25 años después está cubierta de expectativas falsas y nostalgia.

Twin Peaks fue un fenómeno de masas que enganchó con una sencilla pregunta: "¿Quién mató a Laura Palmer?". Pero David Lynch no vivía preocupado por gustar a todos. Él no era sencillo. Mientras la audiencia quería resolver el misterio de este paraje idílico lleno de secretos, el guionista ni siquiera estaba interesado en la respuesta. Quién cometió el asesinato, en su mundo emocional, era lo de menos. Y solo contestó obligado por la cadena. Estaba más preocupado en la lucha del bien y el mal.

En su regreso, el director toma el timón, y debería ser más lynchiano que nunca, surrealista, místico y onírico como cuando su mano se escondía tras la cortina roja. Este nuevo viaje debe ser la visión libre de un artista nacido para ser incomprendido. Justo lo que nunca fue cuando ABC, ante su ausencia, lo convirtió en el culebrón barato que parodiaba.

Recordemos: este universo ya volvió en 1992, un año después de su cancelación, cuando Lynch presentó en Cannes la película Fuego camina conmigo, continuación que narraba con sexualidad y surrealismo la muerte de Laura paso por paso. Entonces lidió con abucheos, rechazo de quienes buscaban respuestas y críticas destructivas. Desde entonces, desecho de expectativas, el filme ha sido reivindicado como obra de culto angustiosa y cautivadora, mucho más que una precuela.

Porque el género del misterioso asesinato en un pueblito —rompedor en aquella televisión— hoy está trillado. Lo interesante será el envoltorio. Pero los que se quejaron porque Perdidos no diera respuestas o por no entender Legión deben huir de Twin Peaks. Casi parece que esa audiencia, que en gran parte nunca alcanzó el final, tiene un recuerdo equivocado de la ficción sin la que no se entiende la televisión actual. David Lynch no es para todos. Así debe seguir. 

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Eneko Ruiz Jiménez
Es periodista en la sección de redes sociales, aunque lo que más le gusta es hablar de cine, series y cómics. No sabe montar en bicicleta.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_