Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lado más privado de Annalise Keating

'Cómo defender a un asesino', protagonizada por Viola Davis, arranca en AXN su tercera temporada

Viola Davis, en 'Cómo defender a un asesino'.
Viola Davis, en 'Cómo defender a un asesino'.

Cuando una serie arranca, todo es nuevo. La segunda temporada significa que gustó. Con la tercera llega la madurez. O la crisis de los 40. No para Viola Davis que retoma su papel como Annalise Keating en Cómo defender a un asesino con un Emmy por este papel y optando a su primer Oscar con Fences. “Eso no quiere decir que no sea un reto mantener fresco tu trabajo”, aseguró a EL PAÍS. “Es el mismo personaje durante tres años. Pero mi secreto es evitar las etiquetas. Con Annalise todo vale. Y eso mantiene mi interés y el de los espectadores”, confió a este diario.

Cómo defender a un asesino arranca esta noche (23.05) en AXN una tercera temporada que en Estados Unidos debutó con 5,11 millones de espectadores, lo que significa un descenso del 39% respecto al año pasado. Nada que preocupe a los que la hacen posible. “Me acuerdo de mi primer casting en Los Ángeles, para The Walking Dead, en el que me senté al lado de otro actor que acababa de concluir su contrato de siete años con otra serie. Me tuve que morder la lengua para no salir espantada diciendo, ¡siete años!”, se ríe Karla Souza. Ahora es ella quien ha firmado por este mismo tiempo como la estudiante Laurel Castillo, uno de los cinco estudiantes seleccionados por Annalise para ayudarla y, quizá, posibles sucesores. Pero como corroboran ambas actrices, el compromiso no es tan duro como suena. Especialmente porque Davis puso como condición que Cómo defender a un asesino fuera una serie limitada de 15 episodios por temporada. “Eso deja cinco meses libres para que no se arruine nuestra alma creativa”, añade Souza agradecida.

Una forma de trabajo que también alimenta a su showrunner, Peter Nowalk, con una trama que esta temporada responde por qué los protagonistas de esta historia son como son. Por ejemplo lo mucho que marcó a Annalise la pérdida de su bebé. “Son detalles que animo a Peter a explorar porque no me importa interpretar a alguien tan calculador y hermético como Annalise —acepta la actriz—. Es más, me encanta. Pero pocas veces vemos el porqué. Y yo quiero verlo”.

El lado más privado de Annalise Keating

La temporada ahondará también en la influencia de la madre de Annalise en su comportamiento, un papel que interpreta Cicely Tyson. Irónicamente Tyson es la razón que hizo de Davis una actriz. “Tenía 6 años y recuerdo a la perfección cuando la vi en The Autobiography of Miss Jane Pittman. Vivía en ese apartamento infestado de ratas, sin calefacción, pero en el que conectaron la televisión y ella fue lo primero que vi. Entonces supe que incluso en las situaciones más desesperadas hay esperanza”.

Las cosas no le pueden ir mejor. Lo mismo que a Souza. “Ella no lo sabe pero a todos mis alumnos los llamo mis hijos. Y Karla además es una gran mujer”, explicó Davis. Souza también sabrá más de la historia personal de su personaje. La mexicana de nacimiento y estadounidense de pasaporte aceptó el papel de Laurel porque su etnicidad era lo de menos. “Y me gustó reflejar la realidad de los inmigrantes dentro de la legalidad”, subraya. Pero el personaje derivó en una figura más sexual de lo que le habría gustado. Hasta esta temporada. Ahora cuenta con el apoyo de Fernanda Coppel, mujer e hispana, entre los guionistas para que le ayude a refinar el papel. “Y tener de padre a alguien como Esai Morales no es más que un orgullo”, concluye, recordando al nuevo fichaje de una serie que espera superar la crisis con honor.

La mejor defensa

Viola Davis no quiere hablar en público del caso contra OJ Simpson, el héroe del deporte estadounidense cuya detención y posterior puesta en libertad hace más de 20 años por el asesinato de su ex esposa sacudió el sistema judicial y los cimientos raciales del país. Prefiere exponer otros casos en los que la justicia fue, en su opinión, una burla. "El caso contra Klaus Von Bulow, que ganó gracias a los millones que gastó en su defensa", recuerda de ese otro millonario acusado de asesinar a su esposa. O en 1956 el de Emmett Till, "un chaval negro de 14 años que fue a visitar a su familia en Misisipi". Murió linchado por silbar a una mujer blanca y pese a la confesión de los autores, todos fueron absueltos. "Hemos creado un sistema jurídico corrupto", sentenció la actriz. Un análisis de la realidad que no la impide aceptar la ficción: "Porque tengo claro que si alguna vez me viera en un aprieto me encantaría contar con una abogada corrupta como Annalise".

Más información