Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espectáculo que derrotó a ‘Sálvame’

'Tu cara me suena' utiliza técnicas de la televisión clásica para enganchar a las familias

'Tu cara me suena'
'Tu cara me suena'

Tu cara me suena hace que volvamos a creer en la magia de la pequeña pantalla. Un espectáculo televisivo de los que ya no se hacen en España ha derrotado por fin a ese culebrón del cutrerío llamado Sálvame Deluxe. ¿Cómo lo ha logrado? Con una pericia y trabajo poco valorado. Echando mano de técnicas y juegos que el entretenimiento parecía haber olvidado.

En una época donde las cadenas ahorran al llenar la parrilla con baratos programas de tertulias —y con los programas musicales desaparecidos—, Tu cara me suena se presenta como un entretenimiento familiar, digno y divertido que no se avergüenza de su ingenuidad ni tampoco escatima en despliegue. El pequeño que se convirtió en rey de los viernes.

Aquí las estrellas bailan, cantan y rinden al máximo. Hace unas semanas, por ejemplo, Beatriz Luengo, olvidada desde el final de Un paso adelante, salió a escena para imitar a la cantante Sia. La actriz se desdobló y no solo interpretó su canción, sino que también practicó la coreografía. El número era puro espectáculo. El espectador no sabía cómo se rodó.

El programa pone en el mapa a talentos degradados como este que quizás no valoramos suficiente en su anterior vida. Tu cara me suena se hace para mayor gloria de sus protagonistas, no para reírse de ellos. Eso que parecía no estar de moda desde hace mucho. Una estrategia con la que ha sacado provecho a bestias de la pequeña pantalla como Silvia Abril o Santiago Segura. Han sido capaces incluso de traer al frente a Juan Muñoz (el otro de Cruz y Raya) sin que nadie lo pidiera.

Y no lo olvidemos: es producto autóctono. Una rara avis en este medio acostumbrado a la tranquilidad de comprar formatos ajenos de probado éxito extranjero. Esta vez han sido los de fuera quienes abrieron sus carteras para adaptarlo.

Tu cara me suena es un programa a celebrar, que sienta juntas a familias en el sofá y que por fin subraya la mejor definición de entretenimiento, concepto tantas veces tomado a la ligera y denostado en nuestra televisión.

Más información