Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elena Poniatowska: “José Joaquín Blanco es el cronista del México joven” 

Elena Poniatowska: “José Joaquín Blanco es el cronista del México joven” 

1. ¿Qué es lo que más ha cambiado en su oficio en 25 años?

Ya no veo la cara de mis compañeros en la redacción, solo la computadora que ustedes llaman ordenador. No veo la expresión del jefe de redacción al recibir mi artículo ni la del dueño de la editorial frente a mi libro. Todo es más rápido. Antes tenía yo que ir a dejar mi artículo escrito en papel “Revolución”. Ya no hay revolución ni papel. La reacción en las redes sociales es inmediata.

2. ¿Qué obra, tendencia, autor o autora destacaría de este cuarto de siglo?

Destaco la obra de Octavio Paz, la de Carlos Fuentes, de José Revueltas, de Juan Rulfo. También Rosario Castellanos, la de Chiapas y Elena Garro, la de Chilpancingo, Iguala, el estado en que 43 estudiantes que querían ser maestros conocieron la muerte. Laura Restrepo y Leila Guerriero brillan con luz propia. Juan Villoro también y en México destacan los cronistas antes que los novelistas porque la realidad es una novela. El asesinato de Luis Donaldo Colosio y la muerte de cáncer de su mujer Diana Laura dos meses después es una tragedia shakesperiana. Los grandes cronistas son Fabrizio Mejia Madrid y no hay mejores libros sobre el México de los jóvenes que “Función de Medianoche” y “Un chavo bien helado” de José Joaquín Blanco.

3. ¿Qué o quién parecía prometer y se ha frustrado?

No pegó el ebook al menos en México y pocos se han comprado el tablet-lector.

4. ¿De qué y de quién hablaremos dentro de 25 años?

4 De Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges, José Emilio Pacheco, Juan Villoro porque son magníficos sus editoriales en el periódico “Reforma”. De Verónica Volkov, bisnieta de Trotsky quién escribió el mejor texto posible sobre la gran obra de Francisco Toledo. De Francisco Toledo que tiño de sangre toda su obra para solidarizarse con la horrible situación de nuestro país y echó a volar a 43 papalotes en su ciudad Oaxaca en recuerdo de los estudiantes asesinados, del movimiento de 1968 en el mundo entero, de “Soldados de Salamina” de Javier Cercas, de Carlos Reygadas, Alfonso Cuarón, González Iñarritu, Guillermo del Toro, de Leonora Carrington y su mundo celta y surrealista, de Simone Weil aunque la lean tan pocos, del Movimiento Zapatista en 1994 en Chiapas, de Antonio Muñoz Molina, de Elvira Lindo, de Willy Brandt, de Lázaro Cárdenas, de los tres cochinitos y de Babelia y el periódico El País para ser un poquito lambiscona.