Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sobrevivir 200 capítulos en ‘Anatomía de Grey’

El actor Kevin McKidd ha interpretado al doctor Owen Hunt durante nueve temporadas

La lista de personajes que han ido muriendo a manos de los guionistas de Anatomía de Grey es tan larga que podría pensarse que los actores de la serie deben vivir con el constante temor a encontrarse con su muerte en la siguiente página del guion. Atropellos, tiroteos, accidentes de avión, enfermedades... Pero Kevin McKidd (Elgin, Escocia, 1973) se ríe ante la pregunta. "No puedes pensar en eso o vivirías con ansiedad constantemente. Solo tienes que disfrutar de la vida porque, ¿quién sabe lo que te vas a encontrar a la vuelta de la esquina en la vida o en una serie? ¿Quién sabe lo que viene a continuación?".

El actor lleva casi 200 capítulos interpretando al doctor Owen Hunt en la popular (y longeva) ficción estadounidense, de la que Fox Life estrena esta noche (22.10) su 13ª temporada en versión dual (los capítulos en versión original subtitulada se pueden ver un día después de la emisión estadounidense). Ahora, Owen inaugura vida de casado con Amelia tras haber superado definitivamente su anterior relación con Cristina. "Mi personaje ha pasado por un gran viaje vital. Ha pasado de ser un veterano de guerra muy dañado, con problemas psicológicos, a ser jefe de traumatología del hospital y ahora volver a ser solo cirujano y ser casi alguien diferente. Ha sido un viaje muy divertido de interpretar", cuenta McKidd a EL PAÍS.

Él está a punto de superar los 200 episodios pero la serie ya ha sobrepasado los 275 y su final no parece estar cerca dada la buena recepción que sigue teniendo entre el público, algo que el actor achaca a "una mezcla de los guiones, el reparto y la diversidad de la serie, con historias que cambian de comedia a drama o tragedia muy rápido". Esa es, para él, la clave de una serie que sigue en forma a pesar de los años. "Recuerda a la gente que la vida es corta y que es algo que hay que cuidar y disfrutar. Además, el nivel de los guiones nunca baja el listón", añade.

Sobrevivir 200 capítulos en ‘Anatomía de Grey’

Anatomía de Grey fue el primer gran éxito de su responsable, Shonda Rhimes, considerada desde hace unos años una de las personas más influyentes en la televisión estadounidense. El éxito de las historias de los médicos del hospital Seattle Grace impulsó otras ficciones fruto de la mente de Rhimes como Sin cita previa o Scandal y su apuesta como productora en Cómo defender un asesino, The Catch o Still Star-Crossed, de próximo estreno. "Los actores no vemos mucho a Shonda porque está muy ocupada con sus diferentes series, pero su puerta está siempre abierta a cualquiera que quiera acercarse. Me ha apoyado increíblemente cuando he querido dirigir capítulos o hacer otras cosas. Es una mujer muy inteligente, una jefa genial y una guionista tremendamente talentosa", dice McKidd sobre su relación con la productora, a la que concede algún tipo de "poder superior" que le debe indicar la fórmula para que una serie funcione. "Es puro instinto".

Aunque el actor no da ningún detalle sobre lo que ocurrirá en la nueva temporada, asegura que sus propuestas e ideas para la serie son escuchadas y atendidas por los guionistas. "A veces usan las ideas incluso en otros personajes. Hay un espacio de trabajo muy creativo. Por ejemplo, una vez leí en el periódico una historia sobre un violinista que fue operado del cerebro mientras estaba despierto y tenía que estar tocando a la vez que le operaban para asegurarse de que no se apagaba nada durante la operación. Se lo dije a los guionistas y dos temporadas después tuvimos un capítulo en el que una estrella del rock tocaba la guitarra durante una operación. Esa idea vino directamente de lo que yo les había dicho. Es la forma en la que trabajamos en la serie".

Mayor complicación tiene aprender un lenguaje técnico que, a pesar de sus 200 capítulos, todavía presenta dificultades para McKidd. "Es como estudiar para un examen, repites una y otra vez y al final lo aprendes. Las palabras no tienen significado para mí. Pero ya me he acostumbrado, es como aprender lenguaje alienígena", remata.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información