Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Apocalipsis

‘Tú, yo y el Apocalipsis’ es un puzle tragicómico con ese toque extravagante y divertido que hace tiempo reivindican los de la pérfida Albión

Apocalipsis

Puesto que vamos a hablar de Tú, yo y el Apocalipsis (Canal + Series), lo primero que conviene aclarar es que no tiene nada que ver con Ana Pastor, Mariano Rajoy y unas posibles terceras elecciones. Se trata de una potente serie coproducida por británicos y estadounidenses (Sky y NBC) sobre los 34 últimos días de la humanidad por culpa de un cometa que inevitablemente nos convertirá a todos en dinosaurios.

La trama sigue a un selecto grupo de personajes disparatados de distintos países, incluso continentes, que confluirá en un pueblo de las afueras de Londres. Es un puzle tragicómico con ese toque extravagante y divertido que hace tiempo reivindican los de la pérfida Albión, desde Evelyn Waugh a los Monty Python, o en series como Black Mirror: un sacerdote que de pura coherencia alcanza la heterodoxia, una atractiva monja, la madre de un hacker adolescente que decide inculparse de los delitos del hijo, un general norteamericano homosexual, una militante norteamericana de la supremacía blanca, un discreto funcionario de banca que lleva siete años buscando a la mujer que le abandonó en la luna de miel, madres biológicas que se reencuentran con sus hijos... en resumen, un grupo de frikis en situaciones extremas que el guionista de la serie, Iain Hollands, aprovecha para reírse de todo lo divino y de casi todo lo humano sin olvidarse de ese subgénero cinematográfico de las grandes catástrofes que se avecinan y en las que el presidente de EE UU se dirige a la nación con emoción contenida.

Es evidente que el humor ayuda a superar la depresión. El problema, o uno de ellos, de que se acabe el mundo es que en la serie los únicos e hipotéticos supervivientes, los que están escondidos en un refugio nuclear en Slough (Inglaterra) para resistir el armagedón, son ese selecto grupo de estrafalarios personajes, con lo que el futuro de la humanidad resulta aún más inquietante que el catastrófico y desolador presente.