Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Los Alcántara

Con una inusual unanimidad, el consejo de administración de RTVE ha igualado la oferta de Antena 3 para evitar que ‘Cuéntame’ siguiera los pasos de ‘Amar en tiempos revueltos’

Los Alcántara

Podría haber sido un episodio de transfuguismo similar al que Pepe Navarro protagonizó en los noventa, cuando de la noche a la mañana dejó plantada a Telecinco, clausuró su estrambótico Esta noche cruzamos el Mississippi y abrió en la competencia (léase Antena 3) La sonrisa del pelícano. Pero a diferencia de aquella sonada evasión, todo apunta a que Cuéntame cómo pasó seguirá en casa. El equipo jurídico de la productora ha dedicado los últimos días a examinar con lupa los términos en los que TVE ha ejercitado el derecho de tanteo para evitar que los Alcántara emprendan mudanza y se instalen en Antena 3. Durante tres lustros (300 capítulos, todo un récord) han sido fieles a la cita, incluso en los peores años de la crisis, cuando el tijeretazo del PP dejó temblando las arcas de la pública.

Con una inusual unanimidad, el consejo de administración de RTVE ha igualado la oferta de la privada (38 capítulos, 24,5 millones de euros, 15% de beneficio industrial, 60% de las ventas subsidiarias, movilidad entre partidas, opciones de patrocinio) para evitar que Cuéntame siguiera los pasos de Amar en tiempos revueltos.

TVE se apuntó un tanto cuando en 2001 apostó por unos guiones que habían sido despreciados en los despachos de prácticamente todas las grandes cadenas. Ahora, el enmarañado culebrón de la renovación se podría haber evitado si la corporación estatal hubiera cursado a su tiempo el acuerdo del comité de compras adoptado en ¡mayo! Por esta desidia, TVE se ve obligada a pagar más dinero por lo mismo. ¿Quién asume los platos rotos por la pésima gestión del contrato? ¿Alguien se hace responsable del sobrecoste? ¿Y del ridículo institucional? Si no espabila, la cadena pública puede verse de nuevo sobresaltada, esta vez a cuenta de El Ministerio del Tiempo, que aguarda estoicamente una respuesta sobre su futuro. TVE no está sobrada de buenos productos y le convendría retener los que tiene.