Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Sobera: “He abandonado mi zona de confort”

El presentador ejercerá de Cupido en un nuevo 'reality' de Cuatro sobre citas a ciegas

A estas alturas de su carrera, a Carlos Sobera (Baracaldo, 1960) aún le queda terreno por descubrir en su universo laboral. Difícil, sin embargo, discernir cuál. Sobera es una de las caras más mediáticas de la televisión. Es actor de cine, series y teatro. Tiene experiencia como conductor de todo tipo de programas, aunque ¿Quién quiere ser millonario? marcara su etapa de presentador. Menos conocida es su faceta de escritor: es autor de un libro, Los mil errores más comunes del lenguaje, que salió a la venta en 2001. Poco le quedaba por experimentar, pero en su próximo trabajo viajará más allá de los límites de lo convencional ejerciendo de improvisado Cupido en First Dates, un reality show de citas a ciegas que arranca hoy domingo (21.30) con un estreno en todos los canales de Mediaset (Telecinco, Cuatro, FDF, Divinity) y que continuará su emisión los lunes en Cuatro a la misma hora.

Asegura que el cambio de registro siempre es un reto para él, a pesar de la larga experiencia que sostiene a sus espaldas. “Siempre ocurre algo parecido cuando abandonas tu zona de confort, te sientes inseguro porque tienes una responsabilidad. Para mí el formato de citas es nuevo, hasta ahora mi sitio confortable han sido los concursos”. En ese género televisivo que menciona es, precisamente, un auténtico experto. En su curriculum acumula más de una treintena de ellos. Con First Dates se estrena en el mundo de la telerrealidad con la misión de poner en contacto a los participantes, una decena de solteros por entrega en busca de pareja.

Sobera será el maître de un romántico restaurante, donde se producirán los encuentros, guiará los primeros contactos de los comensales, y los ayudará a romper el hielo en los primeros e incómodos instantes de las citas. “Me parece un programa fresco, natural y espontáneo. La gente llega libre, sin condicionarse, hacen y dicen lo que les da la gana. O callan lo que les da la gana. O mienten”. Unos ingredientes que son clave, afirma, para pasárselo muy bien en su trabajo, además de entusiasmarse con el formato. “Es un programa de citas muy blanco, que busca algo tan sencillo, tan hermoso y tan difícil como el amor. La gente aquí no viene a posturear, no viene a engañarnos. Predomina la honestidad, la sinceridad, y una absoluta capacidad de entrega”, incide. Y añade divertido. “Es genial ver cómo se ilusionan cuando les gusta su pareja, o los caretos que ponen cuando no les gusta”

Junto a First Dates, al presentador le espera una temporada con bastante actividad. De momento, continúa sus andanzas en el teatro con una de las obras más veteranas de la cartelera. Carlos Sobera encabeza el reparto de El Ministro junto a Marta Torné, montaje en el que interpreta a Ramiro, un voraz ministro de economía cuya ambición no tiene límites. Sin escrúpulos, desplega todas sus armas para conquistar a la joven profesora de sus hijos y para garantizarse un puesto en el Gobierno. Adelanta que estarán representando esta sátira política todavía “hasta junio”, a pesar de que lleva más de dos años en las salas.

Tendrá que compaginar el teatro con otros proyectos como First Dates. “Esta profesión supone dedicar mucho tiempo al trabajo. Prácticamente no puedo hacer nada más. Pero ya lo dice el sabio refrán, sarna con gusto no pica”, bromea.

Si el proyecto le interesa, se tira a la piscina sin reticencias, confiesa Sobera. Incluso se atrevería a meterse de lleno en más proyectos y formatos que no ha experimentado hasta ahora. “Me quedan muchos retos a los que me gustaría enfrentarme”, apunta. Enumera una larga lista de ejemplos, entre los que se encuentra presentar un late night o un magacín.

Deja para el final lo que le apetece por encima de todo: volver a la ficción televisiva. Fue en una serie donde empezó a despuntar su carrera a finales de los noventa, época en la que formó parte del reparto de una de las series juveniles más míticas de la pequeña pantalla en España: Al salir de clase. De esa etapa guarda muy buenos recuerdos, y como concluye, “siempre apetece volver a los orígenes”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >