SERIES

‘Houdini & Doyle’, suspense y lucha de egos

El famoso ilusionista y el prestigioso escritor se unen para resolver los casos más inexplicables en el canal AXN

El ilusionista Harry Houdini y el escritor sir Arthur Conan Doyle fueron dos celebridades de su tiempo que en la realidad llegaron a conocerse, y que en el universo de la ficción televisiva se convierten en aliados para resolver crímenes con un sesgo sobrenatural en el Londres de principios del siglo XX. El contraste entre los caracteres antitéticos de ese mago capaz de hacer desaparecer un elefante y el más serio e introspectivo creador de Sherlock Holmes conforma el eje de la coproducción británico-canadiense Houdini & Doyle, que AXN estrena (doblada) en España el próximo jueves (22.15).

Una serie de casos criminales que resultan inexplicables para la policía convence a Scotland Yard de recabar la colaboración de Doyle y Houdini, respectivamente interpretados por el británico Stephen Mangan (Episodes) y el estadounidense Michael Weston (A dos metros bajo tierra). El primero está completamente convencido de la existencia de fenómenos paranormales, mientras que su camarada en las tareas detectivescas —al fin y al cabo un maestro de la ilusión que conoce toda suerte de trucos— se emplea en desenmascarar el fraude que esconden los supuestos fantasmas.

Creer en lo paranormal

Mangan fue el primer sorprendido al descubir la vertiente espiritualista de sir Arthur, conocido como el “padre” de un detective tan hiperracional como Sherlock Holmes. “Doyle era una suerte de hombre renacentista, médico, jugador de rugby y de críquet, y sobre todo el autor que concibió uno de los personajes más icónicos de la literatura”, explica sobre su encarnación televisiva, “pero además, y en contra de lo que sugeriría el cliché sobre un científico apegado a la lógica y lo racional, él sí creía en lo paranormal”. La serie nos muestra al renombrado escritor visitando a mediums y espiritistas, muy populares en la época en que está ambientada (1901), ante la perplejidad de un Houdini que por aquel entonces era el artista mejor pagado del mundo.

De ahí surge la competencia y el conflicto entre los dos protagonistas de una trama dramática que está aderezada con toques de humor, y a la que aligeran un montaje a base de secuencias cortas y su banda sonora con música moderna. “Houdini es un personaje que viene del nuevo mundo (nació en Hungría, pero emigró a EE UU), seguro de sí mismo, energético y muy audaz”, en colisión con un Doyle “más tradicional y que sufre en silencio porque su mujer está en coma”, describe Mangan sobre una relación que, si bien existió, está recreada con muchas licencias a lo largo de los 10 capítulos de esta temporada.

La serie, ambientada en Londres pero rodada también en Manchester y Liverpool por su rico legado arquitectónico victoriano, adelanta en el tiempo el ingreso de la primera mujer policía en New Scotland Yard, la agente de ficción Adelaide Stratton (a cargo de la actriz canadiense Rebecca Liddiard), que debe lidiar con los desmesurados egos del mago y el literato. El personaje de esa mujer que lucha por abrirse camino en un mundo de hombres es el tercer ingrediente de una propuesta que, en palabras de Mangan, “tiene un sabor diferente en cada episodio, desde lo gótico o la comedia hasta el thriller psicológico” y por la que desfilarán personajes tan interesantes de aquella era como Thomas Edison, Bram Stoker (autor de Drácula) o las militantes del movimiento sufragista.

Actor de sólida reputación teatral y rostro que suele frecuentar la pequeña pantalla con roles cómicos (“la gente suele meterte en una caja”, se lamenta), Stephen Mangan se prepara ahora para iniciar el rodaje de la quinta temporada de Episodes. “Bueno, eso si conseguimos sacar a Matt LeBlanc de Top Gear”.

‘Expediente X’ eduardiano

Calificada como una suerte de Expediente X de la época eduardiana, la nueva serie explota una de las facetas menos conocidas de sir Arthur Conan Doyle, la de su creencia en los fenómenos naturales y en el más allá. El interés por esas teorías, que se vio intensificado a raíz de las muertes prematuras de su primera esposa, Louisa, de su hijo Kingsley y de su hermano Innes, entre 1906 y 1919, estaba muy extendido en la Inglaterra de hace un siglo y por ello la afición del escritor a los mediums no le restó un ápice de respetabilidad.

En la trama de Houdini & Doyle Louisa todavía no ha muerto, aunque está gravemente enferma. Su rostro televisivo corresponde a la esposa de Stephen Mangan en la vida real, Louise Delamere.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50