CRÍTICA / LIBROS

Un impuesto para la igualdad

'Un reparto más justo del planeta', es un libro de lectura obligatoria sobre las relaciones internacionales y la pobreza extrema

Quienes explotan la riqueza del planeta violan el derecho de los más pobres a disfrutar de su parte. ¿Puede arrogarse una pequeña élite política y económica un régimen global de propiedad, donde, además de asegurarse el acceso a los recursos, se otorgue el derecho exclusivo a compartirlos? Con esta cuestión de fondo, tres teóricos de la filosofía política, Paula Casal, Thomas Pogge y Hillel Steiner, se embarcan en la búsqueda de un impuesto de aplicación global que posibilite un nuevo orden internacional más justo.

Los autores asumen que las relaciones internacionales inciden sobre la pobreza extrema y la desigualdad. Los países más enriquecidos controlan las reglas y tienen una clara ventaja sobre el uso de los recursos frente a quienes son excluidos sin compensación alguna. Por lo tanto, ¿corresponde a estos países asumir las responsabilidades de dichos efectos previsibles? Steiner declina esta última obligación. Para este autor, los derechos de las generaciones futuras sobre los recursos son inexistentes, desentendiéndose así de cualquier responsabilidad sobre la contaminación medioambiental o el ago­tamiento derivado de un consumo desproporcionado de los recursos, algo que tanto Pogge como Casal consideran moralmente inadmisible.

No solo se enfrenta el desafío global de combatir la pobreza extrema, también se presupone la necesidad de una compensación de las sociedades más ricas hacia las más pobres

Desde esta diferencia irreconciliable, cada autor formula su propuesta teórica. La discusión se centra en cuál debe ser el objetivo que tiene que perseguir un impuesto global sobre el uso y propiedad de los recursos naturales. Para Steiner es necesario un acuerdo global (Fondo Global) que administre el uso de las riquezas naturales y del que todos los seres humanos recibiesen una misma renta básica. Para Pogge sería suficiente con una reforma institucional menor que mejore la situación de los más pobres. Propone un mecanismo (Dividendo) que compense el uso ilimitado de los recursos a favor solo de unos pocos, garantizando el derecho de toda persona a disfrutar de esos recursos para satisfacer sus necesidades básicas.

Casal, además, en el diseño de su mecanismo (Participación) propone ampliar su eficacia considerando el principio de prioridad, un requisito imprescindible para asegurar con la redistribución, un beneficio directo sobre los más pobres.

Por todo ello, hay que considerar este libro como una lectura obligada, donde no solo se enfrenta el desafío global de combatir la pobreza extrema, también se resuelve con valentía cuando se presupone la necesidad de una compensación de las sociedades más ricas hacia las más pobres sobre el uso, necesariamente controlado, de los recursos naturales del planeta.

Un reparto más justo del planeta. Paula Casal, Thomas Pogge, Hillel Steiner. Prólogo de Roberto Gargarella. Trotta. Madrid, 2016. 136 páginas. 14 euros

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50