Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Terapia: ríase

El humor es el plato fuerte de #0. Javier Cansado reivindica el género en 'Cómicos', donde cabe tanto el ingenio como la "tontuna"

Javier Cansado entrevista a Joaquín Reyes mientras se caracteriza de Rodrigo Rato en el primer capítulo de 'Cómicos'
Javier Cansado entrevista a Joaquín Reyes mientras se caracteriza de Rodrigo Rato en el primer capítulo de 'Cómicos'

España es un país propenso al enfado y a la solemnidad, pero también fue siempre tierra de grandes cómicos. Una valiente generación de humoristas hizo soportable la grisura del franquismo; otra más gamberra explotó con la Transición; los nuevos valores tocan todos los palos, de lo más refinado a lo más grotesco. Hace algunas décadas, cada mañana se comentaban las gracias vistas en la tele (única) la noche anterior. Pero hoy lo chistoso se asoma de forma intermitente a la pantalla, más allá de las galas de Nochevieja y las reposiciones en bucle de El club de la comedia.

Buenas noticias: el humor es el plato fuerte del nuevo canal #0, en Movistar +, que ha reemplazado a Canal + sin perder su alma, volviendo incluso a la idea original. Sigue siendo de pago, sí, por eso dijo Buenafuente: “Ríanse o estarán perdiendo dinero”.

Javier Cansado reivindica el oficio en la serie Cómicos, estrenada el miércoles. Desfilan figuras de ayer y de hoy: desde Esteso y Pajares a Mota y Latre, pasando por Tip y Coll, Martes y Trece o Tricicle. Entendemos que hacer reír es un trabajo serio: vemos a Joaquín Reyes pasar horas en maquillaje caracterizándose de Rodrigo Rato; Las Virtudes cuentan que tardaban semanas en preparar un sketch de tres minutos. Pero la chispa a veces surge de la improvisación, la que convirtió en fenómeno social el gag de las empanadillas o la que se practica en Ilustres ignorantes.

Cómicos acierta en subrayar la diversidad. Hay un humor gestual que apela a lo primario y enlaza con el gran cine mudo, y otro que explota el ingenio verbal; uno pegado a la realidad y otro surrealista. Reyes, influyente como pocos, lo explica así: “Me gusta la comedia inteligente y también la tontuna”.

Distintos estilos, todos terapéuticos. Los monstruos se vuelven menos temibles tras reírnos de ellos. O sea, de nosotros mismos. Larga vida al bufón.