Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA / LIBROS

El jipi y capitalista Steve Jobs

Schlender y Tetzeli exponen la trayectoria del creador de Apple, un hombre que "se adiestró en el oficio de empresario gracias a sus fracasos"

El jipi y capitalista Steve Jobs

En los cuatro años transcurridos desde el fallecimiento de Steve Jobs ha habido inflación de publicaciones sobre su labor empresarial, lo que en cierta medida puede perjudicar a esta nueva biografía que no opta por la hagiografía. Schlender y Tetzeli exponen cómo Jobs creó Apple, su expulsión de la compañía en 1985, su regreso en 1997 para convertirla en la líder del sector, la fundación de NeXT y su labor en Pixar y en Disney. El libro se nutre principalmente del seguimiento que hizo Schlender de la carrera de Jobs desde la revista de negocios Fortune, contextualiza la labor de Jobs en la industria de Silicon Valley y perfila las diferentes estrategias empresariales de Microsoft y Apple. Gates apostó por el software, ampliar la potencia de los ordenadores y crear un producto estándar. Jobs, en cambio, ofreció productos tan cautivadores como útiles, es decir, tecnología sofisticada y de fácil uso pensando en los consumidores, estética y marketing. Fue innovador no sólo en el sector de los ordenadores, sino también en el de la telefonía, los reproductores de música, las tabletas, las películas de animación, la comercialización y la publicidad. Estuvo orgulloso de que sus productos acabasen expuestos en museos de arte contemporáneo.

Nadie se sorprenderá de que en una biografía sobre Jobs se destaque que fue talentoso, autodidacta, visionario e idealista. En definitiva, que vivió “arriesgándose a fracasar”, como dijo en una ocasión, o que percibió con claridad lo que no existía e imaginó lo que le faltaba a la realidad, como su esposa comentó en su funeral. La aportación de esta biografía radica en señalar que, a pesar de su talento natural, Jobs se adiestró en el oficio de empresario gracias a sus fracasos tras ser expulsado de Apple y, sobre todo, a su experiencia en Pixar, que compró a George Lucas. Tuvo que aprender a dominar su impaciencia, atenuar sus torpezas, trabajar en equipo y desenvolverse en el mundo de las finanzas. Su apuesta por artículos tecnológicos con una impecable estética y presentados como objetos de lujo se tuvo que complementar con una buena gestión y una capacidad para priorizar proyectos guiada por su buen olfato en los negocios.

La biografía también explora la contradicción entre la imagen cool de Apple y de Jobs con su terquedad, rencores y prejuicios, su presión a sus empleados y las implacables condiciones laborales impuestas en sus fábricas en China. En suma, indaga en cómo Jobs supo compaginar el jipi que llevaba dentro y su práctica del budismo con su defensa del capitalismo sin reservas.

El libro de Steve Jobs. Brent Schlender y Rick Tetzeli. Traducción de Gabriela Bustelo, Alex Gilbert, Manuel Manzano, Luis Murillo y Víctor Obiols. Malpaso. Barcelona, 2015. 496 páginas. 19,50 euros (digital: 7,99).

Más información