Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ficción salva la sobremesa de TVE

Tras años de vaivenes, la cadena consolida la franja gracias a 'Acacias 38' y 'Seis hermanas'

La trama de 'Acacias 38' acontece en un barrio burgués de finales del siglo XIX.
La trama de 'Acacias 38' acontece en un barrio burgués de finales del siglo XIX.

Los tiempos revueltos para la sobremesa de TVE empezaron con el fin de la mítica serie ambientada en la Guerra Civil española y los primeros años del franquismo. Con siete temporadas (las mismas que años de emisión), y un final precipitado en 2012, la ficción de Diagonal rompió con la cadena y fichó por Antena 3, coincidiendo además con el momento álgido de los recortes en la emisora pública. Desde que Amar en tiempos revueltos dijo adiós de TVE, la franja horaria de las 16.00 horas ha estado huérfana y sin rumbo. Hasta que dos nuevas series ataviadas con la incombustible etiqueta "de época" aterrizaron en la programación para rescatarla de la caída libre. Son Acacias 38 y Seis hermanas, dos ficciones ambientadas en las primeras décadas del siglo XX. La primera cumplió el pasado jueves 200 capítulos con una audiencia al alza y dándole un respiro a la parrilla.

La consolidación de Acacias 38 viene avalada por unas cifras que superan el millón de espectadores y ronda la media de cuota de pantalla de la cadena con un 9 %. Lejos de liderar la sobremesa, la serie ha notado un considerable incremento de seguidores desde que llegó a la pequeña pantalla en abril del año pasado: iniciaron la andadura con una media que no superaba los 800 mil televidentes y se ha consolidado en torno al millón. En noviembre se emitió el capítulo más visto con más de 1.200.000 espectadores.

Sus creadores celebran los datos con cautela. "Aún queda camino, hay que ir poco a poco. 200 capítulos para una serie diaria no es tanto, pero ha crecido mucho en poco tiempo", apunta Josep Cister, director de Contenidos de Ficción de Boomerang y productor de la serie.

TVE quiere huir de la tiranía de las audiencias y centrarse en lo que, dicen, debe ser lo más importante para una televisión al servicio del espectador. "Que el producto sea de calidad y atractivo. Eso es lo que le da sentido a una cadena pública", afirma Fernando López-Puig, director de Ficción de TVE.

Pasión de época

Apostar por otra serie de época era un paso arriesgado en una parrilla en la que está temática es  protagonista recurrente en los productos de ficción de todas las cadenas y horarios. Y a la vez, era una apuesta casi segura: la telenovela de época sigue siendo la reina de la sobremesa. "Estos productos te permiten maximizar los sentimientos y los conflictos, son muy golosos", señala Cister. Aunque sus creadores quisieron diferenciarla de sus competidoras. Así lo explica el productor. "Se ambienta en una ciudad y en un barrio, muestra las historias de gente de todo tipo. Creemos que su reflejo tiene mucho de actual". Lo mismo que cuenta López-Puig. "Curiosamente, nos gustó por el contenido. Los sentimientos no han evolucionado tanto, pero la época ayuda al folletín con mayúsculas y a marcar connotaciones que ahora no hay. La situación de la mujer no es la misma, ya no existen las clases sociales... Todo eso daba un telón de fondo maravilloso". 

La serie está ambientada en un barrio burgués de 1899 y en un edificio, el Acacias 38, donde se entrecruzan las vidas de las familias ricas y de las criadas que viven allí. Es una serie coral con una historia de amor mujer pobre - hombre rico. Una sirvienta, Manuela (Sheyla Fariña), y un médico, Germán (Roger Berruezo). Tan solo una década después transcurre Seis hermanas, que narra las dificultades a las que han de enfrentarse seis hermanas de la alta sociedad al quedarse huérfanas. Esta novela de Bambú producciones no ha despegado como Acacias 38, y su media de audiencia está en torno a los 600.000 espectadores diarios.

Las protagonistas de 'Seis hermanas' en una escena de la serie.
Las protagonistas de 'Seis hermanas' en una escena de la serie.

Vaivenes de sobremesa

Suplir la marcha de Amar en tiempos revueltos ha sido complicado. TVE lo intentó primero con otra novela diaria, Gran Reserva: El origen, la precuela de la serie semanal protagonizada por Paula Echevarría y Tristán Ulloa. Apenas duró cinco meses en antena y fue cancelada con un 7,5 % de cuota de pantalla.

La cadena abandonó la ficción en la sobremesa por primera vez en 27 años. Llegaron programas como Entre todos, y T con T, los polémicos magacines de actualidad y entretenimiento conducidos por Toñi Moreno. Tampoco funcionaron y, desde entonces, la sobremesa de TVE ha vuelto a sus orígenes.

Una franja de corazón y más ficción

José Antonio Sayagués, Luis Bermejo y Manu Baqueiro en 'Amar es para siempre'.
José Antonio Sayagués, Luis Bermejo y Manu Baqueiro en 'Amar es para siempre'.

Bajar del trono a Sálvame es una misión casi imposible. El programa de Telecinco reina en la sobremesa y se cuela casi a diario entre los programas más vistos del día con un más de dos millones de espectadores y un 19 % de cuota de pantalla.

El otro competidor directo de Acacias 38 es Amar es para siempre, la continuación de la serie de TVE, que emite su cuarta temporada en Antena 3. Mantiene unas buenas cifras de audiencia y es el segundo programa más visto de la franja. Más de 1.600.000 seguidores y un 14 % de share avalan cada tarde las historias de los habitantes de la Plaza de los Frutos.