Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y Ciudadanos aprueban la nueva ley que regulará Telemadrid

La oposición asegura que la cadena seguirá en manos del Gobierno regional

La Asamblea de Madrid ha aprobado este miércoles la nueva ley que regulará Telemadrid, que nace sin el consenso de las cuatro fuerzas políticas. PP y Ciudadanos han votado a favor y  PSOE y Podemos, en contra. La portavoz popular, Isabel Díaz Ayuso, ha defendido un texto que supondrá el fin del "partidismo" en la televisión pública. "Les da miedo porque no lo pueden controlar, pero tienen que estar tranquilos porque nosotros tampoco", ha dicho apuntando directamente a los diputados de la oposición. Díaz Ayuso ha aprovechado su intervención para reprochar a Podemos que su modelo sea "la televisión "venezolana, la iraní y La Tuerka", el programa que conduce Pablo Iglesias, líder de Podemos.

Para PP y Ciudadanos, la reforma de Telemadrid tiene como objetivo despolitizar una cadena que durante los últimos años ha estado al servicio del Gobierno de la Comunidad, presidido precisamente por el PP. Sin embargo, la oposición considera que el texto es una "chapuza" que abocará en una mayor "gubernamentalización" de la cadena.

La oposición ha arremetido contra la transformación del ente público RTV-Madrid en una sociedad mercantil, con forma de sociedad anónima, cuyo accionista es la Comunidad de Madrid. El comité de empresa considera que el poder efectivo sobre Telemadrid estará en manos de una Junta General de Accionistas  formada  exclusivamente por el Gobierno regional, de manera que "pasaría de estar controlada políticamente por una mayoría en el Parlamento regional a estarlo por un Gobierno en minoría como el actual". 

Durante el debate en la Asamblea, la portavoz del PSOE, Isaura Leal, ha acusado a PP y Ciudadanos de "pretender cambiarlo todo para que todo siga igual", ha criticado que el consejo de Redacción, un órgano encargado de velar por la independencia, pluralidad y objetividad, sea elegido por el consejo de administración en lugar de por los propios trabajadores.