Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Risas sumerias

'Ilustres ignorantes' resiste el paso del tiempo porque se ríe de temas universales desde la historia y la antropología. Y la escatología, como en el protochiste

De izquierda a derecha, Javier Coronas, Javier Cansado y Pepe Colubi, los 'Ilustres ignorantes'
De izquierda a derecha, Javier Coronas, Javier Cansado y Pepe Colubi, los 'Ilustres ignorantes'

Al lado o no de Faemino, el de Javier Cansado es un humor de lo absurdo lleno de referencias cultas. El dúo terminaba una serie de gags con la frase: “Qué va, qué va, qué va, yo leo a Kierkegaard”. El público lo coreaba como si supiera mucho del filósofo existencialista danés. También bromeaban sobre el átomo o los números negativos. Ahora, en Ilustres Ignorantes, cuando Javier Coronas suelta a la mesa el tema del programa, Cansado abre la loca tertulia explicando “la primera vez en la historia que…”, lo que casi siempre lleva a Sumeria, porque todo lo anterior es prehistoria. Aunque otras veces se pone “conjetural” y remite al Homo antecessor.

Ilustres Ignorantes arrancó su octava temporada en Canal + entre risas por el anuncio de una gran renovación. Su fórmula es invariable e incombustible. Los papeles están claros: Cansado hace de sabio (ha estudiado Psicología, Química e Historia) y parece una parodia del pedante; Pepe Colubi pone el contrapunto procaz y escatológico, tan obsesionado con el sexo que en toda frase encontrará segundas. Arbitra Coronas con ingenio y un fingido desdén. Y desfilan dos invitados, algunos reincidentes (Pepín Tre es el cuarto ilustre). Las cuotas de género, ejem, no se cumplen.

Lo bueno de reírse de temas tan universales (la felicidad, la maldad, el ridículo) desde la historia y la antropología es que el programa envejece bien, lo que puede comprobar en Yomvi. Dice Cansado que siempre ha buscado que sus chistes resistan el paso del tiempo. No le interesa el humor político, que le parece sectario.

El chiste más antiguo de la historia, según la Universidad de Wolverhampton, se escribió, dónde iba a ser, en Sumeria en el 1900 a.C. Dice así: “Algo que nunca ha ocurrido desde tiempos inmemoriales: una joven mujer tirándose un pedo sobre las rodillas de su esposo”. Dolerá a Cansado, con lo que él ha hecho por esa vieja cultura, que el protochiste parezca de Pepe Colubi.