Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Silencio

Algunos programas en el mundo anglosajón llevan décadas ofreciendo buena música en directo. En España eso se acabó cuando la Movida

Jools Hollands, conductor de 'Later...' en la BBC desde hace 46 años.
Jools Hollands, conductor de 'Later...' en la BBC desde hace 46 años.

Las salas de conciertos españolas pararon el miércoles en un día sin música, su protesta por el maltrato fiscal que sufren. En televisión no se notó nada porque todos son días sin música en directo, salvo el sábado de Eurovisión. El resto del año, solo los insomnes seguirán, en La 2 de madrugada, a bandas nacionales en Los conciertos de Radio 3. Y poco más.

Ochéntame otra vez (La 1) nos recordó que hubo un tiempo en que TVE catapultó a los grupos de la Movida desde La edad de oro, Tocata, Popgrama, La bola de cristal, Musical Express o Caja de ritmos. Y que por Aplauso, más comercial, pasaban casi todas las estrellas de la época, aunque la mayoría se agarraba al playback.

En otros países siguen amando el directo. En EE UU lo normal es encontrarse una banda en cualquier bar y en cualquier programa de televisión. Esta semana David Letterman despidió 30 años de su Late Show con los Foo Fighters en el mismo escenario que acababan de pisar Bob Dylan, Tom Waits y Ryan Adams. No hay capítulo de Saturday Night Live, que ha cumplido 40 años de teatro y comedia, sin su actuación musical. Las últimas: Rihanna, Florence and The Machine, Wiz Khalifa o Mumford & Sons. Para todos los paladares (o tímpanos).

Aún más longevo, Later... with Jools Holland lleva ¡46 años! en la BBC. El programa (puede seguirlo en Canal+Xtra) reúne en cada capítulo a seis figuras consagradas o que merecen atención. Hace poco coincidían ahí, por ejemplo, Blur, Vaccines, Natalie Prass, Marc Almond y Laura Marling. Los artistas se sitúan en círculo, tocan por turnos, son entrevistados con calma, en algún tema se suma el propio Jools al piano y todo acaba en una breve jam session. La fórmula resiste. Si cabe algún reproche sería el anglocentrismo, que solo rompen algunos africanos como concesión a la world music. De españoles, casi nadie: en las últimos temporadas apenas se ha visto a Buika. Normal. Si ni siquiera salen en la tele de su país.