Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

“La tele se ha vuelto más exigente”

Josh Sapan, presidente de AMC Networks, destaca el aumento del nivel de las series

Josh Sapan, presidente de AMC Networks, en las oficinas de la sede española de la cadena.
Josh Sapan, presidente de AMC Networks, en las oficinas de la sede española de la cadena.

Josh Sapan (Nueva York, 1951) no es un ejecutivo televisivo al uso. Lo repiten una y otra vez en las oficinas españolas de AMC Networks International, donde su visita hace unas semanas alteró el día a día de sus trabajadores. Sapan es el presidente y director ejecutivo de la compañía que engloba canales como IFC, Sundance TV, WE tv o BBC America, aunque su buque insignia es AMC, la casa de series como Mad Men, Breaking Bad o The Walking Dead. El ejecutivo —y propietario de la mayor colección de pararrayos antiguos de todo el mundo, otra muestra de su singularidad— llegaba a Madrid en un viaje relámpago desde Estados Unidos y tras una rápida visita a otras oficinas europeas. Aunque contesta a esta entrevista casi sin voz, el entusiasmo a la hora de hablar de televisión y su afabilidad no se habían resentido.

La tercera edad dorada de la televisión no sería lo mismo sin AMC, un canal que se atrevió a seguir el camino abierto por HBO. "Hace unos 10 años, cuando empezamos a preparar Mad Men, estábamos muy centrados en la calidad, en salirnos de la televisión comercial, la que quiere conseguir audiencia muy rápido, mañana mismo. Queríamos construir algo diferente, que estuviera más enfocado en los personajes. Junto con otros canales, hemos contribuido a hacer una televisión diferente", explica el presidente de AMC Networks a EL PAÍS. "La televisión comercial está enfocada en el éxito comercial. Nosotros pensamos que nos podíamos diferenciar no haciendo eso. Creímos que sería distintivo y atraería a la gente".

Queríamos hacer algo más enfocado en los personajes

A esa evolución del concepto de televisión también ha contribuido el desarrollo de tecnologías que han hecho más accesibles las series que nacieron bajo esa mentalidad. "En vez de tener solo la opción de ver algo cuando se programa en televisión, se puede ver en las plataformas de vídeo bajo demanda o grabado. De esta forma, la televisión se ha hecho más exigente, solicita más atención al argumento y a los personajes", afirma.

Pero, ¿cuáles son las claves que lleva a alguien como Josh Sapan a detectar que ese proyecto que te están presentado va a ser un éxito? Series como Breaking Bad o Mad Men no debían parecer demasiado atrayentes sobre el papel. De hecho, antes de que AMC apostara por ella, Breaking Bad había sido rechazada por canales como FX, Showtime, TNT y la mismísima HBO, quienes también terminaron diciendo que no a Mad Men. "Si un proyecto no está hecho para satisfacer al mercado, sino que está hecho siguiendo la visión de alguien que lo escribe, ese es un buen comienzo. El mejor indicador de un éxito es la claridad de visión de quien escribe la historia. En los casos de Mad Men, Breaking Bad, The Walking Dead o Rectify en Sundance, vimos la totalidad de la visión de alguien detrás de ellos. En algunos casos, parecía incluso que no iba a gustar. El compromiso de la visión de sus creadores los convertía en proyectos que no parecía que fueran a gustar. En Mad Men no ocurren muchas cosas. En Rectify tampoco. En Breaking Bad pasan cosas pero poco a poco".

Es lo que vieron en el proyecto que Vince Gilligan y Peter Gould presentaron para desarrollar Better Call Saul, serie derivada de Breaking Bad y protagonizada por el chanchullero abogado Saul Goodman en los años previos a la ficción original. "La mayoría de los spin off son aburridos, pero creo que este es, al menos, original y honesto con su creador y su visión", explica Sapan sobre la serie que debutó hace escasas semanas y que en España se puede ver en Movistar Series.

Una de las características que se suelen destacar de esta nueva era de las series es la eliminación de la barrera que diferencia a cine y televisión y el traslado del talento que antes estaba en la gran pantalla a la pequeña. "El reto que solía estar presente en la televisión, el 'necesito un gran éxito y lo necesito mañana', se ha trasladado al cine. Ahora ves que los estudios cinematográficos solo hacen blockbusters y secuelas del mismo éxito de taquilla. Y eso es menos atrayente si tienes una historia para contar. Es una de las razones principales por las que la televisión se ha convertido en una casa mejor para los contadores de historias".

La irrupción de plataformas online en el ecosistema de la producción de series ha sacudido en los últimos tiempos el mundo de las series en EE UU. "Creo que de hecho se ha elevado el nivel de todo el panorama. Incluso en los canales en abierto estadounideneses ahora la gente espera encontrar mejores series y más complejas que en el pasado. Creo que se han aumentado las expectativas de lo que es bueno en televisión".

Se ha elevado el nivel de todo el panorama de series

La revista Vanity Fair ha incluido a Josh Sapan en la lista de los grandes empresarios de la edad de oro de la televisión de cable. Para él, el futuro del medio viene definido por muchas características y muy dispares. "Las pantallas se harán más grandes y más pequeñas. El apetito de la gente por consumir vídeo es sorprendente. Los canales de cocina son muy atrayentes para la gente, pero hace 20 años quién iba a imaginar que serían un éxito. No hay una ciencia exacta en esto. Lo que está claro es que la televisión va a estar en todas partes. Antes solía estar en nuestro salón y ahora está en todas partes, puedes llegar a tener hasta cinco pantallas, con la televisión, móviles, tabletas..."

Lo que sí tiene claro es que no se está llegando al final de una era, ni siquiera cuando la conclusión de una serie tan emblemática como Mad Men está tan cerca. "Creo que se trata de un continuum y hay grandes series que vendrán en los próximos meses". Entre ellas, menciona algunas de las que prepara AMC, como Humans (una adaptación de la sueca Real Humans), la distópica Badlands, otra ficción que acompañará a The Walking Dead o el piloto que preparan ambientado en Afganistán.

Y la pregunta del millón: ¿alguna pista sobre cómo acabará Mad Men? “No puedo decir demasiado” es toda la respuesta que se obtiene de una de las personas que en su momento dijo “sí” a Don Draper y que ahora se prepara para decir adiós a la serie que les situó en el mapa de esta época dorada de la ficción catódica.

Más información