Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

En busca de los jóvenes en paro

La principal novedad de 'Alaska y Segura' es que se emite en La 1 en lo que parece ser fruto de una cierta esquizofrenia inducida

'Alaska y Segura'

"Prestaremos mucha atención a cualquier cosa que hable de la energía y la creatividad de este país", reconoce Santiago Tabernero, director del programa Alaska y Segura, una nueva versión del de Alaska y Coronas que a su vez lo era del inicial Torres y Reyes. Claro que para prestar mucha atención a la energía y creatividad de este país programarlo a las 0.15 de un día laborable (los que laboren, naturalmente) es dar por sentado que las dos virtudes sólo se encuentran entre los insomnes. Por su parte, el pretendido punto juvenil (raperos, humoristas, jóvenes compañías desfasadas, ritmo a veces dinámico...) debe de ser un homenaje, o gancho, a ese 55% de jóvenes en paro.

La principal novedad es que se emite en La 1 en lo que parece ser fruto de una cierta esquizofrenia inducida. TVE es ya como el Dr. Jekyll y Mr. Hyde: una programación cada vez más afianzada en el humor (José Mota, las intervenciones de Carlos Floriano, los programas repescados de La 2, ahora Santiago Segura...) y un martillo de herejes de todo lo que no sea el PP. A & S es una pequeña y nocturna coartada con la que lavarse la cara.

El primer programa de la nueva etapa se tituló 'El golpe' por el mero hecho de que se emitió el 23 de febrero, con una entrada de Santiago Segura pistola en mano y gritando "¡Todos al suelo!" (¿una gracieta de los guionistas?), por más que la tertulia se centró en los premios Oscar. Si no iban a analizar el intento de golpe de Estado, déjenlo en paz. Siempre hay un hijo de golpista que celebra el aniversario con una gran paella cuartelera y no conviene propagar el caloret patriotero.

Comprobada la incombustibilidad de Alaska y los reflejos de Segura, el éxito dependerá, básicamente, de la selección de entrevistados y tertulianos, y en el primer programa de esta nueva etapa Carmen Maura mostró y demostró que con la edad los convencionalismos y lo políticamente correcto sólo estorban.

Más información