Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dibujante de flores

Antje Schiffers dialoga con el medio sociocultural en el que expone

La despensa, 2011- 2014. Antje Schiffers.
La despensa, 2011- 2014. Antje Schiffers.

Cuando las culturas son múltiples, las ciudades se dispersan en territorios sin núcleo central y la división del trabajo genera espacios de actividad aislados entre sí, se rompe el mito del artista moderno: deja de ser espejo y caleidoscopio, y debe construir con otros aun a riesgo de no saber quién es el autor de la obra. Antje Schiffers (Heiligendorf, Alemania, 1967) acepta ese riesgo. En Chicahuaxtla, aislada comunidad indígena mexicana, la llaman la dibujante de flores porque las lleva al papel, anotando al lado las virtudes mágicas o terapéuticas que les atribuyen las mujeres de la aldea. Los dibujos en Ciudad del Cabo son diferentes: trazos sencillos representan los lugares que comparte con personas muy diferentes. No es un informe de la ciudad sino de los entornos donde viven sus interlocutores. En una fábrica alemana de neumáticos que la contrata, dialoga con los cocineros, para decorar los comedores, y discute con los directivos, para fijar la imagen de la empresa en una feria.

Grandes fotos dan cuenta de su trabajo, destacando El hombre de los limones, un viejo de rasgos orientales que irrumpe en el muro de una cantina. El diálogo con el medio sociocultural llega también a la muestra: Schiffers diseña una vajilla para La Cartuja de Sevilla, empresa continuadora de la que convirtió el monasterio desamortizado (hoy Centro Andaluz de Arte Contemporáneo) en fábrica de porcelana. Más interés aún tiene su trabajo con labradores. Schiffers visita sus explotaciones y a cambio de información sobre cultivos y costumbres les ofrece cuadros de sus fincas, bajo el lema Soy agricultor y me gustaría seguir siéndolo. Así ha trabajado en Málaga y Badajoz. Quizá este peregrinaje esté en la base de sus paisajes, concisas reflexiones sobre el territorio, que tocan la imaginación y la vista. Su afán conversador forma un bucle al hablar de su quehacer con una consultora económica. Los expertos aprueban su trabajo y cómo lo realiza, aunque —añaden— quizá su precio sea demasiado bajo. 

Antje Schiffers. Las bienvenidas están en todas partes. Algunos relatos transculturales. CAAC. Avenida de los Descubrimientos, s/n, y Américo Vespucio, 2. Isla de La Cartuja, Sevilla. Hasta el 11 de enero de 2015.