Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dos caras del genio Miles Davis

Dos discográficas reeditan 'Miles Davis live in Paris' y 'Miles at the Fillmore', sesiones en directo en momentos muy diferentes

Miles Davis.
Miles Davis.

Como si se hubieran puesto de acuerdo, dos discográficas reeditan íntegras sendas sesiones de Miles Davis en directo, en lo que parece un nuevo ataque de necrofilia de la casta discográfica. Sí, pero…

Miles Davis live in Paris recoge el concierto ofrecido por el trompetista y su quinteto en la sala Olympia de la capital francesa en marzo de 1960. Quien busque una versión en vivo del disco homónimo va dado. Sobre el escenario, el quinteto avanza a dos velocidades. Coltrane y los demás. En su última aparición sobre un escenario junto a Miles, el saxofonista —quien venía de sentar las bases de su visión estética opuesta a la de Miles en Giant Steps— se erige en promotor de una auténtica batalla en el patio de butacas, audible en esta versión discográfica del concierto. Coltrane explora los límites de lo físicamente posible en su búsqueda de nuevos horizontes expresivos.

Apenas siete meses después, Miles volvería al mismo escenario con los mismos músicos, menos Coltrane, sustituido por Sonny Stitt (contenido en Miles Davis in Paris). Inevitablemente, suena hueco, peor todavía: ortodoxo. Se impone un cambio de tercio.

Miles at the Fillmore, grabado durante las actuaciones del trompetista en Nueva York y San Francisco en abril y junio de 1970, ejemplifica el característico gatopardismo milesiano: Miles es Miles, incluso a 120 decibelios. Aplicado a su nuevo papel de gurú electrónico, el trompetista, que nunca pasó de un discreto papel secundario en los escenarios del rock, aparece rodeado de discípulos, incluyendo a los jóvenes Chick Corea y Keith Jarrett, quienes comparten escenario y psicotrópicos. Otros tiempos.

¿Qué se escucha en Miles at the Fillmore? Impide precisarlo la pared de sonido que separa al oyente de los intérpretes. Difícil reconocer las composiciones de origen extraídas de In a silent way. Para Robert Christgau, la música de Miles at the Fillmore, editada en su día de forma incompleta y con las piezas identificadas únicamente por el día de la grabación, carece de un foco. La versión funk de Miles tiene menos que ver con sus supuestos modelos que con la "composición grupal" de Karlheinz Stockhausen y el free jazz, que el trompetista detestaba. ¿Qué pudo sacar en conclusión una audiencia para la cual los extravíos pastoriles de Grateful Dead constituían el súmmum de lo musicalmente admisible? La respuesta puede que esté en el viento.

Miles Davis live in Paris. Frémeaux & Associés (Karonte).

Miles at the Fillmore: The Bootleg Series, Vol. 3. Columbia Legacy.