OPINIÓN
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Con el tiempo

Ute lemper puede convencerte si cierras los ojos de que estás escuchando a alguna de las sublimes damas negras del jazz, el blues o el soul

Nunca había visto en directo a una valquiria de piernas que imaginas interminables (esa noche llevaba falda larga), gestualidad hipnótica y una voz con capacidad para hacer y renovar milagros. Puede hacerte creer que de esa boca sale el sonido más hermoso de una trompeta, convencerte si cierras los ojos de que estás escuchando a alguna de las sublimes damas negras del jazz, el blues o el soul, rescatar el alma de los mejores musicales, bendecir que la poética honda y desgarrada de Bertold Brecht se asociara con la extraordinaria música de Kurt Weill, sentir el rescate gracias a esa cantante excepcional de palabras y sonidos que han servido de alimento o bálsamo para muchas personas a lo largo de nuestra existencia. Esa impagable camaleona, dueña de tantos registros y matices, se llama Ute Lemper.

También canta cosas desoladoras que certifican que “con el tiempo todo se va, incluso los mejores recuerdos, y te sientes pálido como un caballo extenuado, y te sientes solo, tal vez, pero tranquilo, y te sientes estafado por los años perdidos y entonces realmente con el tiempo ya no se ama”. Lo escribió un libertario volcánico, un poeta que hace daño, un músico que te remueve las entrañas llamado Leo Ferré.

O asegura en un himno desgarrado y febril haber visto “en el puerto de Ámsterdam a marinos que cantan los sueños que les asedian, que duermen como estandartes a lo largo de riberas sombrías, que mueren llenos de cerveza y de dramas y cuando han bebido bien plantan su nariz al cielo, se limpian los mocos en las estrellas y mean como yo lloro sobre las mujeres infieles”. Lo escribió Jacques Brel, alguien que en el último disco que grabó afirmaba: “Morir no importa, pero envejecer, ay, envejecer”.

Y recuerdo con emoción el descubrimiento a mis 18 años, y el de mis amigos, de juglares irrepetibles como Ferré, Brel y Brassens. Y miro al público del auditorio que ha acudido a ver a Lemper constatando con estupor que no hay nadie joven. Imagino que será muy complicado encontrar en las tiendas de discos, que ya no existen. Y ninguna radio o televisión rescatará sus canciones. Les parecerá inservible y anacrónico, reliquias de ancianos. Y comprendo aquel poema que decía: “Melancolía, bailo contigo cuando bailo solo”.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción