Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA A BILLY BOB THORNTON

“La televisión es la mejor muestra del cine independiente que ya no existe”

El actor protagoniza 'Fargo', la serie que estrena Canal + Series

El actor Billy Bob Thornton en una secuencia de la serie 'Fargo'
El actor Billy Bob Thornton en una secuencia de la serie 'Fargo'

El nombre de Billy Bob Thornton lleva años unido al de Fargo. No fue parte del filme original de los hermanos Coen como muchos se creen pero ambos fueron compañeros de viaje en esa revolución cinematográfica independiente que sacudió Hollywood a mediados de los noventa. Los Coen consiguieron el Oscar al mejor guion original el mismo año que Thornton se quedó con el de mejor guion adaptado por El otro lado de la vida (Sling Blade). “Y mejor para los dos porque me había pasado toda la temporada pensando cómo ganarles en los Oscar”, afirma el actor a este periódico. Lo dice entre carcajadas, recordando un pasado que poco apuntaba al día de hoy, cuando el intérprete, director y guionista encabeza el reparto de esta versión para televisión de la película de los Coen. Pero como dice, ahora sin risas y algo más resignado, es que las cosas han cambiado mucho. “El cine ya no existe como lo conocimos”, argumenta, volviendo la vista a ese “tiempo de renacimiento” que le tocó vivir junto a los Coen o con filmes como Un paso en falso. “Para empezar íbamos a verdaderas salas donde todos veíamos lo mismo en lugar de esos multicines de ahora. E íbamos con los ojos abiertos y ganas de disfrutar. Ahora ya no se presta la misma atención”, continúa su crítica.

“Fargo’ es ese punto en el que todos somos peces fuera del agua”

Su nueva esperanza también se llama Fargo, esa serie cuyo preestreno en España se incluyó como parte del Festival de Sitges antes de comenzar su andadura esta noche (22.30) en Canal + Series. “La televisión es la alternativa. Es la mejor muestra del cine independiente que ya no existe. Al menos en contenido”, agrega contento de contar con esta tabla de salvación. Él fue el primero en subirse a esta adaptación que se intenta alejar en su trama lo más posible del filme que los hermanos Coen dirigieron en 1995. “Sólo hemos querido mantener el tono”, recuerda el intérprete del trabajo de Noah Hawley, su showrunner. Hay más similitudes, como el año en el que transcurre la acción, 1987, e incluso la trama, relacionada también con un crimen improbable que tiene lugar en un pueblo perdido en medio de la nieve y donde sus protagonistas más que criminales son esperpentos, aunque eso no los hace menos peligrosos. Pero como subraya Thornton, Fargo no es tanto el lugar como un estado mental, “ese punto en el que todos somos peces fuera del agua”.

Así se sintió Allison Tolman cuando consiguió el papel que más se aproxima al que interpretó Frances McDormand en el original. Desconocida y desempleada como actriz, lo único que tenía en común con la serie es que se crió en Chicago, por lo que está acostumbrada a las gélidas temperaturas de Calgary (Canadá), donde rodaron durante cinco meses. “Llevaba una década esperando algo así y ya había tirado la toalla”, señala quien llegó a la audición de la serie el mismo día que solicitaba empleo en una imprenta local. Colin Hanks pasó por la misma prueba de selección a pesar del peso de su apellido. “Es imposible salir de debajo de la sombra de mi padre”, se sincera el hijo de Tom Hanks. No lo dice con pesar porque al menos así puede reservarse para los trabajos que considera buenos, como le sucedió con Fargo. “Nunca había leído nada así. Y eso que Fargo, la película, fue mi carta de presentación al mundo de los Coen”, recuerda con admiración.

Su sorpresa fue por la calidad, no por el medio. El joven Hanks lleva años trabajando en televisión, incluidas series como Mad Men, y sabe que la televisión ofrece el mejor vehículo para contar historias. “Porque como dice Billy Bob Thornton con más soltura que yo, ciertas películas como Fargo ya no se encuentran en cine. Sin embargo, te encuentras con estas historias en televisión y encima tienes 10 horas para contarlas”. En el caso de Thornton, esta es la primera incursión televisiva de la que se siente orgulloso. No esconde sus reparos con el medio porque cuando lo probó, entre finales de los ochenta y principios de los noventa, la televisión era otra cosa. “No tenía tanto que ofrecer. La televisión tenía las manos atadas por la censura. Ahora hay más libertad artística que en el cine, donde, por culpa de la edad media del público, puedes mostrar a un heroinómano siempre que no fume”, rebufa. No le echa la culpa a los estudios. “Si la gente por encima de los 40 no va al cine, ¿para qué van a hacer películas para un público adulto?”, añade retórico. Aún así y mientras disfruta de este nuevo empuje en su carrera, Thornton no cree que la televisión sea su meta. “No todos llevamos en la sangre una serie que dure siete años”.

Basado en una historia no real

Al igual que la película, la serie Fargo comienza con un cartel en el que asegura que se trata de una historia real. Nada más lejos de la realidad. De hecho se trata de una ficción que lleva incubándose desde que se estrenó el filme. Los estudios MGM deseaban trasladar su éxito a la televisión y en 2003 hicieron un intento que no llegó muy lejos. Pasaría otra década hasta que el guionista de Bones, Noah Hawley, se animó a plantarle cara al reto de escribir Fargo sin los personajes originales. El resultado fue un guion de 68 páginas tan similar en espíritu a la obra de los Coen que se ganó el beneplácito de los hermanos como productores ejecutivos, aunque se abstuvieron de cualquier otra implicación creativa.

Al margen del título y la nieve, el resto fue cambiado aunque Fargo, la serie, hace repetidas alusiones al filme. En concreto al dinero enterrado que da pie al largometraje. Y también mantiene el espíritu subversivo de la obra. Si la película rompió con muchos de los moldes del cine, incluida su mentira inicial, la serie televisiva no iba a ser menos.

Concebida como serie autoconclusiva, Fargo se convirtió en lo que ahora se conoce como una antología, una miniserie de 10 episodios que repite bajo el mismo título pero con otra historia en la temporada siguiente. El reparto también será diferente, lo mismo que los personajes y el momento de la acción. Hawley ya sabe por dónde piensa tirar. La segunda temporada, ya confirmada, transcurrirá en Sioux Falls (Dakota del Sur, Estados Unidos) en 1979 y estará centrada en un crimen al que ya hizo alusión esta primera temporada. Los resultados conseguidos también emulan los del filme. Si en cine Fargo se hizo con el Oscar al mejor guion original y a su actriz (Frances McDormand) de un total de siete candidaturas, en televisión obtuvo dos Emmy (mejor miniserie y mejor dirección) de los doce que defendió, incluidos los cuatro correspondientes a sus actores principales.