Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mentes que mueven los hilos

Canal + Series estrena ‘Creadores prodigiosos’, centrada en los responsables de las series

Aaron Sorkin (en el centro) con dos de los actores de la serie 'The Newsroom'.
Aaron Sorkin (en el centro) con dos de los actores de la serie 'The Newsroom'.

De sus mentes han salido historias que nos obsesionan, que nos hacen soñar, que nos entretienen, que nos aceleran el ritmo cardíaco, nos hacen reír y nos hacen llorar. Son los padres de seres como Don Draper, Walter White o Nucky Thompson. Son los verdaderos responsables de la nueva edad de oro de las series, las auténticas estrellas de la televisión estadounidense. Lógico que los seguidores de las historias por capítulos quieran saber más sobre los autores de esa droga que les tiene enganchados.

La serie documental Creadores prodigiosos, la primera pensada especialmente para Canal + Series y cuyo primer capítulo se puede ver hoy a las 20.00, se adentra en el mundo de los showrunners, los máximos responsables de las ficciones televisivas. “Si una serie fuera un tren, ellos serían la locomotora”, explica Miguel Salvat, director de Canal +. “Tienen poder total sobre todo, desde la trama y el guion hasta cualquier aspecto de la producción. Cada vez se habla más de ellos y queríamos contar el origen de algunas de las series que ofrecemos”.

Vince Gilligan, creador de 'Breaking Bad'.
Vince Gilligan, creador de 'Breaking Bad'.

En los últimos años, sus nombres y sus rostros se han hecho más identificables para el gran público. No es un fenómeno nuevo. Como apunta Salvat, autores como David E. Kelley (Boston Legal, Ally McBeal) o Steven Bochco (Canción triste de Hill Street, La ley de Los Ángeles) ya eran conocidos y reconocidos en los años 80 y 90. “Pero les cortaban las alas los productores ejecutivos de los canales”. El punto de inflexión, como en tantas otras cosas, estuvo en Los Soprano. “David Chase fue capaz de decir que no a un montón de órdenes que le dieron y dejó claro que él tenía el poder”.

Las seis entregas que arrancan hoy se centran en seis de los nombres del momento en la televisión estadounidense: Matthew Weiner (Mad Men), Jenji Kohan (Orange is the New Black y Weeds), Aaron Sorkin (El ala oeste de la Casa Blanca, The Newsroom, Studio 60), Terence Winter (Boardwalk Empire), Vince Gilligan (Breaking Bad) y Louis C.K. (Louie). Seis personalidades muy distintas cuyo trabajo queda reflejado a través de declaraciones propias, de personas que han trabajado con ellos y de críticos estadounidenses. Salvat destaca diferentes aspectos de cada uno de ellos: “Weiner es un tipo superdetallista, perfeccionista hasta la enfermedad. Kohan ha creado series tremendamente rompedoras. Sorkin es más técnico y muy, muy ambicioso. Winter es muy sólido, quizá el más cercano de todos ellos al cine clásico. Gilligan, al lado del resto, es un corderito, el más normal de trato y el que mejor relación tiene con su equipo de guionistas, pero también es un genio. Louis lo hace todo él solo y consigue un producto muy personal”.

En Creadores prodigiosos, además de conocer mejor la personalidad de los responsables de las series, salen a la luz detalles de la forma de trabajar en las salas de guionistas. “Destacan dos cosas: que ahí se realiza un trabajo coral al servicio del showrunner, que tiene mucho más poder del que se piensa la gente, y que cada serie es un mundo totalmente diferente. No tiene nada que ver la forma en la que trabajan en Breaking Bad con la de Louie. Pero en todos los casos hay detrás una gran disciplina y un liderazgo de hierro”. Un mundo bastante diferente al de la ficción española, como apunta el director de Canal +. “Aquí hay menos gente y, sobre todo, con una libertad de acción menor que en Estados Unidos, donde cuentan con mucha mayor tradición”.

Muchos serieadictos saben vincular rápidamente cada título con su creador, conocen sus características, su estilo, sus tics... Los responsables de las series han salido de la sombra y ahora se disputan con los actores la etiqueta de estrellas televisivas. Y con esa mayor visibilidad también entra en juego la vanidad, como explica Salvat. “Es un factor muy importante. Michael Mann o David Lynch son excelentes profesionales que han dejado que cosas de fuera de su profesión afectasen a su trabajo. Lo que está claro es que las mejores series son aquellas en las que el showrunner tenía clara la historia de principio a fin antes de empezar. Los temas de vanidad ahí ya importan menos. Pero también tienen que creerse que son grandes estrellas. Hollywood es un mundo basado en eso. La vanidad también puede tener un lado positivo”.

Cosas de 'showrunners'

En ocasiones, casi es tan interesante la historia que narra una serie como aquello que sucede en los pasillos y despachos de su cadena. El gran poder que tienen los showrunners y las fricciones que surgen con otros miembros del equipo darían para argumento de varias series. Sin ir más lejos, la comedia Episodes refleja en parte este mundo detrás de las cámaras televisivas.

En el mundo televisivo, son conocidos los problemas que la cadena estadounidense AMC ha tenido con los responsables de sus series. Por unos motivos u otros, The Walking Dead ya va por su tercer showrunner, mientras que las negociaciones de renovación de temporadas que llevaban a cabo Matthew Weiner (Mad Men) y Vince Gilligan (Breaking Bad) tenían en vilo a sus seguidores durante semanas.

En otros casos, los problemas surgen entre guionistas y actores. Fue el caso de Chuck Lorre, creador de Dos hombres y medio. Charlie Sheen se enfrentó a él, llegando a insultarle en una entrevista, lo que puso la puntilla final al contrato que le vinculaba con la serie. El responsable de Community, Dan Harmon, estuvo ausente de la comedia durante la cuarta temporada por desavenencias con Sony y con uno de los actores de la serie, Chevy Chase.

Más información