Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cámara oculta contra el acoso escolar

Polémica en Holanda por la emisión de imágenes grabadas por las víctimas

Proyecto P: paro al acoso escolar, un programa de la cadena comercial holandesa RTL, ha provocado un debate nacional sobre la forma de abordar el problema del acoso en las aulas, antes incluso de su emisión, prevista para el 28 de abril. Johnny de Mol, el presentador, lo califica de “intento de sacudir la conciencia de los matones para que comprueben los efectos de sus actos”. Al menos tres de las escuelas donde los adolescentes perseguidos filmaron con cámara secreta a sus agresores, tienen ahora reparos en que se utilicen las imágenes. Un centro está incluso dispuesto a acudir a los tribunales para impedir que salgan al aire. Temen que se estigmatice a los menores implicados.

En el colegio que amenaza con demandar a RTL todo empezó cuando una madre se puso en contacto con la cadena televisiva. Su hijo estaba siendo intimidado, y le proporcionaron una cámara oculta con la que pudo captar su situación durante tres semanas. El vídeo fue entregado a la dirección, “que se negó a confrontar a los culpables con sus actos aduciendo que debía proteger a todos”, según Sky High, la productora. Sus responsables optaron entonces por alertar a los propios alumnos.

RTL niega cualquier sensacionalismo y mantiene la fecha de estreno

El método empleado, bloqueando con una pantalla la entrada principal para proyectar la filmación antes de que entraran en clase, ha generado un amplio debate sobre las verdaderas intenciones de la televisión. RTL niega cualquier sensacionalismo, y también que obligara a agresores y víctima a darse la mano frente a la pantalla apagada. El centro asegura que así fue, y lamenta que se haya vulnerado la integridad de los menores. “No hay nada malo en un programa sobre acoso escolar. Nuestra pregunta es si esta es la mejor forma de hacerlo”, ha señalado Geert Millekamp, el director, que piensa demandar a la cadena si persiste en la emisión.

RTL ha filmado en otros colegios y clubes deportivos, siempre con cámara secreta, para completar el programa, y se mantiene firme sobre la fecha de programación. “El acoso se produce en grupo y es un problema social sobre el que pesa un tabú. En nuestro enfoque priman los intereses del niño sin estigmatizar a nadie”, señalan sus portavoces. Luego añaden lo siguiente: “Ningún niño es reconocible para el espectador si los padres no accedieron antes a ello. Seguimos en contacto con el director en cuestión, el único que ha declinado colaborar hasta la fecha”. Marc Dullaert, Defensor holandés del menor, ha subrayado que hubiera sido mejor proteger a los acosados que significarlos. “De este modo se compromete su privacidad y las imágenes, que quedarán en Internet, pueden perseguirles durante años”, ha dicho.