_
_
_
_
ESTRENO

Un paseo por la historia

La segunda temporada de ‘Isabel’ ahonda en los conflictos personales entre los Reyes Católicos Los expertos valoran el rigor a la hora de narrar los hechos

Michelle Jenner y Rodolfo Sancho, los Reyes Católicos en 'Isabel'
Michelle Jenner y Rodolfo Sancho, los Reyes Católicos en 'Isabel'

La alta política —la rendición de Granada, la guerra con Portugal, la expulsión de los judíos— y la política de alcoba —los conflictos matrimoniales de los Reyes Católicos— marcan la segunda temporada de la serie Isabel, que TVE estrena mañana (22.30). La trama de esta tanda de capítulos arranca en 1479, con una Castilla dividida y convulsa, y concluye en 1492, con la unión de los reinos y el descubrimiento de América. “Es la etapa más reconocible, en la que aparecen personajes que están en la memoria de todos, entre ellos, Colón”, explica su director, Jordi Frades.

Al igual que en la primera entrega, sus responsables se han guiado por un principio: el rigor histórico. Aunque admiten que se han tomado pequeñas licencias. “La única fabulación es lo que ocurre detrás de las puertas” explica Frades. El tiempo, el espacio y el presupuesto son responsables de otro tipo de licencias. La itinerancia de la corte, por ejemplo, ha impedido que algunas escenas se rodaran exactamente en los escenarios en los que ocurrieron. Para solventar este pequeño obstáculo se ilustrará en pantalla cuáles fueron los lugares y fechas en las que realmente sucedieron los acontecimientos narrados. “Es ficción, no un documental”, enfatiza Frades. Para no perder el hilo se ha reordenado el relato. “Hay algunos consejeros que no aparecen por cuestión de tiempo y otros personajes que participaron en negociaciones diferentes a las que se muestran, pero ninguna de estas circunstancias altera los hechos”, apunta.

“Se han tomado licencias legítimas, como hace la HBO”, dice un especialista

Los historiadores le han dado el visto bueno al trabajo que interpretan Michelle Jenner y Rodolfo Sancho. Para el decano de la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Complutense, José María de Francisco Olmos, la serie “está muy bien tratada en su argumento histórico, ha seguido las fuentes y crónicas existentes y cuenta la mayoría de los hechos que se produjeron en esos convulsos años”. Además, da una visión múltiple. “Ofrece la versión del rey, de la nobleza castellana, las difíciles relaciones exteriores con Portugal, Aragón, Francia o el Papado”, apunta este historiador experto en los Reyes Católicos.

Muchos de los momentos históricos han sido rodados allí donde sucedieron. Uno de los lugares más emblemáticos es la Alhambra de Granada, algo que, según Frades, le aporta “un plus de verdad y emoción”. Es así como la serie, dice, aporta un factor de verosimilitud. Incluso aunque el aspecto de la Alhambra no sea hoy exactamente igual del que mostraba a finales del siglo XV. Tanto el decorado como el vestuario ayudan a situar al público en aquella época.

Como espectador e historiador, De Francisco Olmos ha observado errores menores, relativos a los accesorios (el mobiliario, las monedas o los distintivos). Un ejemplo: “El supuesto collar de maestre de la Orden de Santiago que lleva el príncipe Alfonso es el del Toisón de Oro de los borgoñones”. Otro detalle: “En uno de los documentos que se muestran en primer plano —que nunca se hubieran realizado así—, se observa cómo firma Alfonso de Trastámara, cuando los monarcas firmaban siempre Yo el Rey, Yo el Príncipe…, sin apellido. De hecho, Isabel, tras su matrimonio, solía firmar Yo la princesa y Reyna, es decir, como Princesa de Castilla y Reina de Sicilia”.

Los responsables de la serie confirman que habrá una tercera entrega

En esta etapa que arranca el lunes, la serie ahonda en las particularidades de los personajes y muestra “el mundo más íntimo de Isabel y Fernando”, según Frades. Los conflictos personales, amorosos, éticos y religiosos de los Reyes Católicos planean sobre los capítulos. El historiador De Francisco Olmos subraya que las series o películas son obras de autor, no documentales históricos. “Suele haber”, dice, “alguna trama paralela de intrigas, amor, traiciones, que no suele ser real, o al menos absolutamente real, pero eso es lógico”. Cita la supuesta relación de Isabel y Gonzalo Fernández de Córdoba, que era paje del príncipe Alfonso y de su misma edad; ambos nacieron en 1453. Isabel era dos años mayor que él. “En la serie se retoca este hecho para convertir a Gonzalo en un personaje mucho más importante en estos años de lo que realmente sabemos que fue por las fuentes, pero lo considero una licencia legítima, igual que se ha hecho en otras series históricas de éxito extranjeras, como las muy alabadas de la HBO”.

A esta temporada se incorporan caras tan conocidas de la pequeña pantalla como Roberto Enríquez (La Señora), dando vida a Mulay Hacén, rey de Granada, o Alicia Borrachero (Hospital Central), como su esposa Aixa.

En su proyecto inicial, la serie que produce Diagonal tenía como tope el final del reinado de Isabel de Castilla. Los problemas económicos en TVE provocaron un parón y a punto estuvo de quedar varada en la coronación (la primera temporada). Pero además de la segunda entrega, que ahora comienza su emisión, habrá otra tercera. “No queríamos estirarla y hacer una serie que se fuera alargando para hacer muchos capítulos”, comenta su director. Pero la historia no acaba en Isabel. Los reinados de Carlos I y Felipe II fueron apasionantes, y Frades no descarta abrir de su mano un nuevo capítulo de la historia de España y trasladarlo a la televisión. “Sería interesante continuar”, dice el director, que considera que una televisión pública tiene que mezclar entretenimiento y cultura y contar la historia de una manera lúdica.

Los espectadores que quieran conocer más a fondo la historia podrán hacerlo en el sitio de Isabel en la web de RTVE. Allí podrán ver todos los capítulos, adentrarse en la historia con contenidos exclusivos mientras ven cada episodio, comentarlo con otros seguidores y profundizar en el contexto histórico y los secretos del rodaje. En la nueva temporada, la web apuesta por nuevos contenidos interactivos para conocer mejor la historia: un gráfico mostrará cada uno de los personajes históricos y las relaciones entre ellos y profundizará en más curiosidades gracias a una reproducción interactiva del cuadro de Francisco Pradilla La rendición de Granada.

Reportajes, secretos de rodaje de la mano del director de la ficción, Jordi Frades, fotogalerías con lo que se ve y lo que no se ve, participación de los usuarios a través de redes sociales y encuentros digitales con los protagonistas completan el especial de Isabel en la web de la cadena.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_