Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MICHAEL C. HALL | Protagonista de la serie ‘Dexter’

“Hemos causado más placer que daño”

El actor avanza que la serie se despedirá "a lo grande" y con "algunas muertes"

Michael C. Hall ha interpretado al psicópata más famoso de la televisión durante ocho temporadas.
Michael C. Hall ha interpretado al psicópata más famoso de la televisión durante ocho temporadas.

“Son como hijas. Las quiere a todas por igual”. Como buen coleccionista, a Dexter le cuesta elegir con qué quedarse de entre su amplio catálogo de víctimas. Así lo afirma Michael C. Hall, que ha interpretado al psicópata más famoso de la tele durante ocho temporadas y 96 capítulos y que ahora solo espera que los fans disfruten con el gran final que él y su equipo de guionistas llevan meditando desde que acabó la séptima temporada. “Nos vamos a ir a lo grande. Y, aunque es difícil entrar en detalles, sí puedo decir que cabe esperar algunas muertes”.

En el final de la serie, que se emite en Fox Crime los domingos a la 1:15, Dexter tiene múltiples frentes abiertos. “Viendo cómo empieza la temporada, es difícil pensar que Dexter vaya a tener un final feliz. Su vida, antes ordenada y prístina, ahora es un caos casi incontrolable. Pero nunca se sabe”, remata Michael C. Hall.

De lo que no le importa hablar al actor es de las clásicas cuestiones que todo fan pregunta. ¿Su villano favorito? Trinity, porque es “el responsable de todo lo que ha pasado en estas últimas cuatro temporadas”. ¿Su escena preferida? La entrada en el décimo episodio de la primera temporada, Rojo de ira, en ese cuarto lleno de sangre donde Dexter recuerda todo su pasado.

“Tras ‘A dos metros bajo tierra’ pensé que no repetiría en televisión”

Pero hay lados menos amables de interpretar a un asesino en serie para millones de televidentes. Mark Twitchell, un cineasta canadiense obsesionado con la serie, asesinó en octubre de 2008 a un hombre con el que había quedado por Internet basándose en el modus operandi de Dexter. Twitchell, que actualmente cumple cadena perpetua en una prisión de seguridad, sigue viendo la serie. “Creo que hemos provocado mucho más placer que daño en el mundo. Pero que un criminal se haya aprovechado de Dexter para sus crímenes no es precisamente mi aspecto favorito de nuestra creación”.

El secreto del éxito para ser el psicópata más querido por el público, según Hall, es muy paradójico: “Creo que el deseo de convertirse en ser humano es lo que ha hecho conectar al público. Hemos visto a un tipo incapaz de sentir nada por nadie al que comienzan a importarle algunas personas”. Lo cierto es que Dexter ha cambiado mucho en estos ocho años. Ha pasado de outsider desalmado a padre de familia capaz de cambiar los pañales a su hijo.

Y más allá de Dexter, ¿hay vida en la televisión? ¿Está dispuesto Michael C. Hall a embarcarse en otro proyecto para la pequeña pantalla a larga distancia? “Nunca digas nunca. Lo aprendí cuando terminé de rodar A dos metros bajo tierra, después de esa serie pensé que no querría repetir en televisión. Creo que es tiempo de tomarse un buen descanso, pero no me cierro la puerta a volver si el argumento me convence”. Lo único que lamenta C. Hall de su personaje más popular es que no le dejaran mostrar sus dotes para el canto y el baile, ya que no encontraron la manera de crear un episodio musical verosímil. Pero si le plantean la opción de interpretar en el futuro a un psicópata danzarín, C. Hall ya tiene una respuesta: “Claro, ¿por qué no?”.