Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El retorno de Paco Lobatón

El popular periodista ficha por el canal Crimen & Investigación, que pretende elevar su audiencia hasta el 1% de la cuota de pantalla

El periodista Paco Lobatón,
El periodista Paco Lobatón,

Paco Lobatón vuelve a la televisión convertido ahora en la imagen del canal de pago Crimen & Investigación, especializado en los grandes delitos nacionales e internacionales y cuyos contenidos se encargará de presentar con un espíritu “reflexivo y crítico”. A partir del 22 de abril introducirá el programa Salvados por el miedo, en el que jóvenes estadounidenses que coquetean con la delincuencia acaban viviendo unas horas en la cárcel, con el permiso de sus padres, para que vivan la cruda realidad.

“Se trata de una terapia de choque que en España sería difícil de contemplar porque "tenemos otro nivel de violencia", ha explicado el periodista en la presentación del espacio, quien obstante ve positivo el hecho de observar comportamientos que puedan servir para prevenir ciertas actitudes, siempre desde una mirada "reflexiva y crítica", nunca "apologética". En Salvados por el miedo, se puede ver a un chaval de 13 años que lleva pistola o una joven que visita a su madre en la cárcel.

Lobatón, alcanzó gran notoriedad en televisión con el programa de TVE ¿Quién sabe dónde? (1992-1998), el programa de más éxito de la década de los 90 y al que invariablemente se le asocia, algo de lo que se siente "muy orgulloso", y recuerda que en sus seis años en antena consiguió resolver el 70 % de las 1.500 desapariciones que abordaron.

"Se producen cada año 14.000 desapariciones en España", explica Lobatón, aunque reconoce también que sería necesario "cuidar mucho este tipo de informaciones, porque, a su juicio, en España se ha dado últimamente el "todo vale" en el género de los sucesos, haciendo gala de un hipocresía tremenda, que equipara cualquier control de los contenidos a la censura".

En ese sentido, el periodista ha recordado que España es de los escasos países europeos donde no existe un Consejo Audiovisual que se encargue de vigilar y sancionar los contenidos inadecuados de las televisiones.