Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 50 puertas de Louis Vuitton

En el último día del calendario internacional de desfiles, la firma francesa siempre tiene una sorpresa preparada. En esta ocasión, una planta de hotel con 50 habitaciones

  • En el último día del calendario internacional de desfiles, Louis Vuitton siempre tiene una sorpresa preparada. Donde en otras temporadas ha construido una estación de tren o un tiovivo, en esta ocasión ha preparado una planta de hotel con 50 habitaciones.
    1En el último día del calendario internacional de desfiles, Louis Vuitton siempre tiene una sorpresa preparada. Donde en otras temporadas ha construido una estación de tren o un tiovivo, en esta ocasión ha preparado una planta de hotel con 50 habitaciones. AFP
  • Marc Jacobs, director creativo de Vuitton desde 1997, ha decido apartar a la firma (momentáneamente) de los motivos Monogram y Damier. En cambio, tres de los modelos más emblemáticos de la casa se realizan en materiales más sensuales y femeninos.
    2Marc Jacobs, director creativo de Vuitton desde 1997, ha decido apartar a la firma (momentáneamente) de los motivos Monogram y Damier. En cambio, tres de los modelos más emblemáticos de la casa se realizan en materiales más sensuales y femeninos. WIREIMAGE
  • La idea de la colección es evocar la sensualidad nostálgica de una alcoba. Abrigos de ópera sobre vestidos de lencería y delicados trajes con plumas y transparencias que recuerdan al ambiente de un 'boudoir'.
    3La idea de la colección es evocar la sensualidad nostálgica de una alcoba. Abrigos de ópera sobre vestidos de lencería y delicados trajes con plumas y transparencias que recuerdan al ambiente de un 'boudoir'. WIREIMAGE
  • “Arreglarse para descubrir que el destino más glamuroso es la propia habitación de hotel”, según Marc Jacobs. Para enfatizar ese aspecto, el diseñador ha salido a saludar ataviado con un pijama de la colección masculina de la casa, que firma Kim Jones.
    4“Arreglarse para descubrir que el destino más glamuroso es la propia habitación de hotel”, según Marc Jacobs. Para enfatizar ese aspecto, el diseñador ha salido a saludar ataviado con un pijama de la colección masculina de la casa, que firma Kim Jones. WIREIMAGE
  • Las modelos salían de las habitaciones y emprendían un recorrido circular, como también sucedió en Givenchy, en Chanel o en el desfile de la firma propia de Marc Jacobs en Nueva York. La última de ellas, Kate Moss. La británica volvió a desfilar para Vuitton en la temporada otoñoinvierno 2011 y también lo hizo en la temporada siguiente.
    5Las modelos salían de las habitaciones y emprendían un recorrido circular, como también sucedió en Givenchy, en Chanel o en el desfile de la firma propia de Marc Jacobs en Nueva York. La última de ellas, Kate Moss. La británica volvió a desfilar para Vuitton en la temporada otoño/invierno 2011 y también lo hizo en la temporada siguiente. GETTY IMAGES
  • Jessica Chastain, Naomi Watts o Natalia Vodianova han sido algunos de los rostros célebres en el desfile. Como es habitual en las últimas temporadas, este ha empezado con absoluta puntualidad a las 10:00. Se recomendaba a los invitados llegar a las 9:30 para evitar quedarse fuera.
    6Jessica Chastain, Naomi Watts o Natalia Vodianova han sido algunos de los rostros célebres en el desfile. Como es habitual en las últimas temporadas, este ha empezado con absoluta puntualidad a las 10:00. Se recomendaba a los invitados llegar a las 9:30 para evitar quedarse fuera. AFP
  • El tema masculino que protagoniza muchas de las colecciones para el próximo otoño también aparece en el desfile. “Tejidos y estructuras derivados de la ropa de hombre son feminizados a través de su fabricación. Desde marabú hasta bordados de plumas o efectos degradados, la decoración es indulgente y decadente”, asegura Jacobs.
    7El tema masculino que protagoniza muchas de las colecciones para el próximo otoño también aparece en el desfile. “Tejidos y estructuras derivados de la ropa de hombre son feminizados a través de su fabricación. Desde marabú hasta bordados de plumas o efectos degradados, la decoración es indulgente y decadente”, asegura Jacobs. AFP