Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Internet no puede ser la selva”

Telecinco defiende la querella contra el bloguero que boicoteó ‘La noria’

El juez percibe que pudo haber un delito de amenazas y coacciones

Jordi González, presentador de 'La Noria'
Jordi González, presentador de 'La Noria'

Telecinco defiende la interposición de una querella contra el bloguero Pablo Herreros, que hace un año inició una campaña contra La noria y, de rebote, contra las marcas comerciales que se anunciaban en ese programa. La cadena acudió a los tribunales y ahora el juzgado de instrucción número 14 de Madrid ha imputado al bloguero por un presunto delito de amenazas y coacciones. La compañía privada apela al cumplimiento de las leyes también en Internet. “Todo el mundo parece creer que las normas son más laxas y que en la Red vale todo. Pero Internet no puede ser la selva”, explican fuentes jurídicas de Telecinco.

El origen de la querella, añaden, no son las críticas contra La noria sino la carta que Herreros promovió entre sus anunciantes, en la que les reclamaba que pidieran perdón por “haber financiado involuntariamente un contenido televisivo tan inmoral” y que no volvieran a promocionarse en ese espacio “ni en ningún otro que pague a delincuentes o a su entorno cercano por ir a hablar de su delito”. Y concluía advirtiendo a los anunciantes: “Si no se adhieren a nuestra propuesta, seguiríamos exigiéndoselo en adelante y promoveríamos un boicot de sus productos”.

El autor del blog dice que su acción cambió “la historia de la televisión”

Telecinco asegura que respeta la libertad de expresión —“estamos acostumbrados a convivir con las críticas implícitas, que se ejercen cambiando de canal con el mando a distancia, y con las explícitas, que se pueden realizar a través de tertulias o medios de comunicación”—, pero considera que en este derecho no entra “intentar imponer determinado comportamiento a un tercero que puede causarle un perjuicio”. Fuentes de la cadena mantienen que el ordenamiento jurídico prevé mecanismos de defensa para estos casos. “Criticar es legítimo. Aceptamos el juego, pero cuando se trasciende la frontera de la opinión se puede entrar en un terreno delictivo”, añaden.

Pablo Herreros respondió ayer a través de su blog. Dijo que su iniciativa, “además de acabar derivando en el cierre del programa La noria, cambió la historia de nuestra televisión”. Y añadió que el movimiento que impulsó desde Internet y que se fue extendiendo a las redes sociales “provocó que por primera vez en España un programa se emitiese sin publicidad, gracias a una reacción muy responsable de las marcas a las que pedimos que dejasen de respaldar conductas intolerables, como era el pago a criminales y delincuentes por hablar de sus delitos”. Telecinco tuvo que retirar de la parrilla La noria, formato que fue sustituido por El gran debate.

Herreros fracasó, no obstante, en su intento de que los políticos prohibieran a las televisiones emitir entrevistas a delincuentes. Este proyecto se llegó a debatir en el Parlamento (53.727 personas firmaron una web avalando la petición, según su promotor). La propuesta “encalló en la cobarde hipocresía del Gobierno del Partido Popular”, según escribió entonces Herreros en su blog.

El detonante del conflicto que ahora llega a los tribunales fue la entrevista que Telecinco emitió en La noria con la madre de El Cuco, uno de los implicados en la muerte de Marta del Castillo. El juez ha citado a Herreros a declarar el próximo 4 de diciembre.

Más información