Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reconocimiento a un iconoclasta de la literatura

  • El escritor Rafael Sánchez Ferlosio (Roma, 1927) ha logrado el Premio Nacional de las Letras Españolas que concede el Ministerio de Cultura a toda una trayectoria. Ensayista, novelista y ácido polemista, ya obtuvo el Cervantes, máximo galardón de la literatura en español, en 2004. Su obra se caracteriza por el comrpomiso con el lenguaje preciso y la guerra contra el cliché.
    1El escritor Rafael Sánchez Ferlosio (Roma, 1927) ha logrado el Premio Nacional de las Letras Españolas que concede el Ministerio de Cultura a toda una trayectoria. Ensayista, novelista y ácido polemista, ya obtuvo el Cervantes, máximo galardón de la literatura en español, en 2004. Su obra se caracteriza por el comrpomiso con el lenguaje preciso y la guerra contra el cliché. CLAUDIO ÁLVAREZ
  •  Industrias y andanzas de Alfanhuí , de 1952, recién reeditada por Destino, sorprendió por su severo estilo aplicado a la picaresca. Con  El Jarama  (1955), Sánchez Ferlosio se consagró como una de las más únicas voces de su generación. Con ella obtuvo el Premio Nadal en 1955 y el de la Crítica en 1956. En la foto, se ve al escritor con Carmen Martín Gaite, su esposa desde 1953, en Barcelona.
    2Industrias y andanzas de Alfanhuí, de 1952, recién reeditada por Destino, sorprendió por su severo estilo aplicado a la picaresca. Con El Jarama (1955), Sánchez Ferlosio se consagró como una de las más únicas voces de su generación. Con ella obtuvo el Premio Nadal en 1955 y el de la Crítica en 1956. En la foto, se ve al escritor con Carmen Martín Gaite, su esposa desde 1953, en Barcelona.
  • Junto a autores como Ignacio Aldecoa (en la fotografía con Sánchez Ferlosio en La Mancha), Jesús Fernández Santos (autor de Los bravos), o Alfonso Sastre colaboró de la  Revista Española . Retrataron la España de los 50 con el seco realismo poético que adrorna obras de Sánchez Ferlosio como  El Jarama .
    3Junto a autores como Ignacio Aldecoa (en la fotografía con Sánchez Ferlosio en La Mancha), Jesús Fernández Santos (autor de Los bravos), o Alfonso Sastre colaboró de la Revista Española. Retrataron la España de los 50 con el seco realismo poético que adrorna obras de Sánchez Ferlosio como El Jarama.
  • Después de años en los que el silencio no fue más que editorial porque seguía escribiendo frenéticamente, Ferlosio retornó a la narrativa en 1986, año de la fotografía, con  El Testimonio de Yarfoz . Desde entonces su obra ha estado centrada en la producción ensayística.
    4Después de años en los que el silencio no fue más que editorial porque seguía escribiendo frenéticamente, Ferlosio retornó a la narrativa en 1986, año de la fotografía, con El Testimonio de Yarfoz. Desde entonces su obra ha estado centrada en la producción ensayística. RAÚL CANCIO
  • En 2005, el escritor obtuvo el máximo galardón de las letras españolas, el Premio Cervantes. En la fotografía, Sánchez Ferlosio acepta el premio en Alcalá de Henares con un discurso largo (40 minutos), libre y denso. Clamó contra el rigor del destino en otro de sus inconfundibles e inclasificables gestos.
    5En 2005, el escritor obtuvo el máximo galardón de las letras españolas, el Premio Cervantes. En la fotografía, Sánchez Ferlosio acepta el premio en Alcalá de Henares con un discurso largo (40 minutos), libre y denso. Clamó contra el rigor del destino en otro de sus inconfundibles e inclasificables gestos. ULY MARTÍN
  • La producción de ensayos iconoclastas de Sánchez Ferlosio no cesa con los años. Good and Gun. Apuntes de polemología (Destino, 2008) o el recién publicado Guapo y sus isótopos (Destino) son sólo los dos últimos de una lista que incluye imprescindibles análisis del mundo en que vivimos como La hija de la guerra y la madre de la patria (2002), Non Olet (2003) o Vendrán más años malos y nos harán más ciegos (1993). Con éste obtuvo el Nacional de Ensayo.
    6La producción de ensayos iconoclastas de Sánchez Ferlosio no cesa con los años. Good and Gun. Apuntes de polemología (Destino, 2008) o el recién publicado Guapo y sus isótopos (Destino) son sólo los dos últimos de una lista que incluye imprescindibles análisis del mundo en que vivimos como La hija de la guerra y la madre de la patria (2002), Non Olet (2003) o Vendrán más años malos y nos harán más ciegos (1993). Con éste obtuvo el Nacional de Ensayo.